miércoles, 24 de agosto de 2016

Eterna gratitud




Carmen había aprendido que la gratitud es un sentimiento importante de sentir para poder vivir en paz con uno mismo. Ella, a pesar, de haber estado rodeada de desdichas y desilusiones en varias etapas de su larga vida, lejos de olvidarse de ellas, se había propuesto nunca más renegar de ellas. Todo lo contrario, Carmen se había dado cuenta, porque nunca es tarde para darse cuenta, que las desdichas y desilusiones no sólo le habían reforzado su espíritu luchador (haciéndola más fuerte), sino  que ella se había dado cuenta también que no ganaba nada maldiciendo a su destino. Es así que cuando el destino le leyó los pensamientos a Carmen, le dijo:
-  Agradezco que esto tú pienses de mí. Ya has aprendido la lección. No sabes el bien que me hace haberte escuchado. No todos piensan como tú. Muchos no sólo me odian, sino que no hacen nada para vivir mejor a pesar de todo lo que pueda estar en contra de uno.
Carmen le sonrió a su destino. Vivían en paz desde que ella había decidido tomar las riendas de su propio destino, de la mejor manera posible, porque  sólo así ella resulta más determinante que el mismo destino.
- Lo que pasa es que tú has sabido entender, por fin, los mensajes que la vida te ha hecho llegar - le dijo el destino a Carmen. Es más, la vida te ha hecho ver que si bien hay situaciones difíciles que afrontar, por más duras o dolorosas que éstan sean, no hay que lamentarse sobre su propio destino, porque al fin y al cabo, no hay forma de escaparse de éste por más que uno quiera. 
- Pero esto suena bastante fatalista - le refutó Carmen.
- No, mi querida amiga. No es así. Si bien tú has aprendido que tú eres la dueña de tu destino, depende de tu capacidad de voluntad y tu instinto de sobreviviencia para saberlo manejar.  
- Tú bien sabes que no me ha tocado una vida fácil - le contestó Carmen.
- Lo sé. Si bien por mucho tiempo tú creías que renegabas de mí, al final, la vida misma te hizo ver que tú renegabas de ti misma.  Todas las heridas abiertas que alguna vez te han dolido en el alma, con el tiempo han ido cicatrizando, unas mejor que otras. Lo importante es que no sólo sigues viva, sino que tus experiencias de vida te han hecho sembrar un mejor carácter. Ya no andas malhumorada como antes y me alegro por ello porque has escapado de esa forma negativa de pensar. Y, sobre todo, porque te has dado cuenta que desde el punto de la fe, la gratitud es una cualidad fundamental en cualquiera de las religiones existentes.

Carmen nuevamente sonrió. Había aprendido que sólo sufriendo lo que le impuso su destino no sumaba puntos a su calidad de vida, sino que, más bien, le restaba, no sólo a la suya propia, sino también a la de sus seres queridos y amigos. Y aunque el destino le tuviera preparada alguna otra sorpresa desagradable, ella seguiría creando sus propios acontecimientos hasta el final de sus días porque también había aprendido que la vida no está hecha de épocas felices (como muchos creen diciendo: "Todo pasado fue mejor"), sino de momentos felices.  

No sólo Carmen le sonrió nuevamente a su destino, sino que la Gratitud que había escuchado en silencio esta conversación, sonrió también.  Y mientras la gratitud sonríe para sus adentros, mi Destino me observa a distancia prudente como yo escribo en letras grandes sobre mi alma: GRATITUD para leerla una y otra vez cuando sienta que mi fe tambalea. Carmen sabe de lo que hablo y la Vida también porque este hermoso sentimiento de reconocimiento hacia el prójimo o hacia cualquier divinidad es el que nos sostiene para ser mejores seres humanos.


MARiSOL







Imagen sacada de Bing

domingo, 21 de agosto de 2016

Sutileza camuflada



Gloria Tejada, de cincuenta años y soltera, es la directora y dueña de una pequeña compañía de seguros. Ella tiene la cualidad de ser sutil al decir las cosas, es aguda y perspicaz al exponer planes de trabajo o hacer críticas a sus trabajadores, por ejemplo. Lo mejor de todo es que de su boca nunca escucharás ninguna ofensa o grosería. Cualquiera diría que es una suerte tenerla como jefe. Pero las apariencias engañan. Más adelante te cuento por qué.

Pues bien, el ser sutil es un atributo propio de las personas que saben negociar para crear un buen ambiente de trabajo. Pero, lamentablemente, no todas las personas que tienen un alto cargo son capaces de ser sutiles, ya que muchos pecan de ser déspotas y arrogantes. Pero Gloria Tejada tiene la habilidad de expresarse con delicadeza, dice lo que quiere decir sin molestar o agredir a los demás, como ya comenté. Ella es capaz, casi siempre, no sólo en lograr lo que quiere sin enfrentarse a los otros, sino también sin crear conflictos laborales. Los evita porque son males innecesarios tanto para ella como también para sus trabajadores. Los evitaba, mejor dicho. Es que algo cambió .... Ya lo sabrás en su momento.

He de agregar que la sutileza de Gloria no se destaca porque ella tenga un carácter dulce; todo lo contrario. Ella tiene una fuerte personalidad; podría permitirse ser la típica jefe a quien le tiemblan los trabajadores, pero como a ella le funciona, aparentemente, su inteligencia emocional, ella prefiere ser fina y delicada sin dejar de lado su perspicacia e ingenio. Y es que Gloria tiene la habilidad de comprender claramente no sólo el sentido más profundo de las cosas, sino que además sabe comprender a los demas. Ella sabe reconocer, normalmente, los estados de ánimo y la forma de ser de sus trabajadores. Ella sabe como comportarse, sabe encarar conversaciones difíciles y sabe como vestirse para determinadas ocasiones. En fin, Gloria Tejada en la empresa de seguros es la persona más apreciada y respetada porque ella le hace la vida llevadera a sus trabajadores, pero lo que ellos no saben es que Gloria Tejada es una persona manipuladora por excelencia. Ella tiene la capacidad no sólo en ser sutil, sino que muchas veces, ha hecho uso de su gran labia para lograr que sus trabajadores actúen de una manera determinada sin que ellos se den cuenta que son manipulados.  

Debajo de su piel de oveja, Gloria sabe muy bien cómo influir en sus trabajadores sin que ellos se den cuenta que ella de forma maliciosa y poco honesta sabe conseguir lo que quiere. Ella sabe controlar la conducta de sus trabajadores usando técnicas de persuación o de sugestión mental para impedir no sólo a que ellos actúen con más libertad de lo que ella les permite, sino para que ninguno de ellos sea capaz de hacer críticas contra ella. En realidad, Gloria Tejada manipula los actos de toda su empresa usando tácticas psicológicas capaces de subvertir el control de sus trabajadores sobre sus propios pensamientos, comportamientos, emociones o decisiones. En realidad, Gloria, hasta hace poco, ha sido capaz de mantener contentos a sus trabajadores dándoles buenas bonificaciones a aparte de sus sueldos pero con la condición  de trabajar  mucho. Yo diría que demasiado.

Te preguntarás cómo sé todo esto, es que yo fuí amiga de Gloria. Era su confidente. Pero como mi ética moral y profesional como psicóloga me hizo un día hacerle ver qué ella no podía seguir explotando a sus trabajadores para así poder ella satisfacer su poder narcisista, ella me quitó su amistad. En cuanto yo le pedí a Gloria que pidiera ayuda profesional porque yo veía en ella una estructura psicológica perversa de tipo psicópata aunque pareciera una persona súper simpática, tanto se molestó conmigo que no quiso verme más. Lástima me dió porque a Gloria la conocía desde el Kindergarten. Gloria, en lugar de escuchar mis consejos, prefirió no remontarse ni a su infancia ni a la educación recibida por su padre, a quien a mí nunca me gustó porque era muy manipulador mientras la madre de Gloria no contaba para nada puesto que ella era débil de carácter. Ella hacía todo lo que su esposo le decía. Gloria también. La verdad que pocas veces fuí a visitarla porque su padre me daba miedo. Era un dictador con mal carácter. Él podía hacer temblar hasta a su perro, un pastor belga. Por este motivo, Gloria venía a la casa de mis padres y se quedaba, casi siempre, a dormir, para evitar así a sus padres. Ella no soportaba a ninguno de los dos. Si bien ella no tiene contacto con ninguno de los dos, ella ha heredado el comportamiento de su padre, pero de una manera más sutil.  Es más, Gloria nunca mostró interés ni en tener una pareja constante ni en casarse ni menos en tener hijos. Lo único importante para ella es su empresa de seguros.

Lamentablemente la manipulación es una forma particular de egoísmo. Casi siempre los argumentos de la persona manipuladora parecen ser lógicos y morales, pero lo que hace es usar los puntos débiles de los otros como el miedo, la vergüenza, el pudor, la timidez, la inmadurez psíquica, la esperanza, la necesidad de reconocimeinto y de justicia, la confianza, la amistad, la necesidad de amor, y sobre todo, la conciencia profesional de sus trabajadores. Si bien Gloria no ridiculiza a ninguno de ellos, ella sabe como manipularlos. Lo sé porque Gloria solía jactarse, ante mí, de esta gran habilidad suya de saber explotar todos estos sentimientos en favor suyo. 

Pero como nada suele ser eterno, hoy día me enteré por la prensa, sin ninguna sutileza camuflada de por medio, que la empresa de Gloria se encuentra en apuros porque un par de trabajadores dió a conocer públicamente que muchos de ellos sufren de fatiga crónica. Espero que mi ex amiga haga un trato con todos ellos para no hacerlos trabajar más del necesario  para que así su empresa "Seguros Tejada" no pierda su buena reputación y tampoco a sus clientes.

Los días pasaron ... 

Después que Gloria prometiera a sus trabajadores de no hacerlos trabajar más de lo necesario, ella me llamó no sólo para que yo le recomendara a un colega mío para que le diera cita, sino que nosotras dos retomamos la amistad perdida sin ninguna sutileza camuflada de por medio.


MARiSOL








Imagen sacada de Bing

viernes, 19 de agosto de 2016

El pájaro cautivo



Hace unos pocos meses atrás, al preguntarle a mi canario por qué ya no trinaba, me contestó tristemente que lo que más deseaba era que yo le regalase su libertad. Pero al yo decirle que no pensaba soltarlo no sólo porque yo había pagado bastante dinero por él, sino porque no sobreviviría fuera de su jaula, mi canario me hizo saber que no quería seguir viviendo más en mi casa; él quería ser libre como otros pájaros a los que veía, desde una ventana grande, volar alegremente a lo lejos.

- Si te dejo libre, serás incapaz de sobrevivir - le contesté agitada. Tú estás acostumbrado a recibir tu alpiste y agua. Y si te dejo ir estarás expuesto a muchos peligros fuera de tu jaula.

- ¡Ay! pero si no me dejas ir, nunca podré saber de lo que yo soy capaz - me contradijo mi canario con la voz cansada.

- Es cierto, - le respondí - ni tú ni nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta. Pero me repito: he pagado mucho dinero por ti y no te pienso soltar. Aquí te quedarás, te guste o no.

Los días pasaron .... Mi canario ya no solamente no trinaba más, sino que se negaba no sólo a hablar conmigo, sino también a comer; solamente bebía agua. Pues bien, el canario con su silencio castigador y su huelga de hambre me dió a entender que su libertad no era sólo un capricho, sino una necesidad. Si bien mis reglas de juego eran poderosas, su necesidad de libertad era mucho más poderosa que cualquier ley que yo le impusiera.

Hoy día al entrar a la cocina, ví que mi canario yacía sobre el suelo de su jaula. No respiraba cuando lo saqué de ésta. Su cuerpo aún se sentía tibio. Y mientras lo acariciaba, le pedí disculpas entre lágrimas. Luego lo metí delicadamente en una pequeña canasta y salí al jardín. Allí, después de hacer, con una pala, un hueco pequeño al lado de un manzano, lo metí dentro. Y mientras iba echándole tierra, llegó un canario igualito al mío y sin miedo alguno, se paró encima de una de las ramas del árbol y se puso a trinar dulcemente mientras me observaba.

He decidido no tener nunca más un pájaro cautivo. Voy a regalar la jaula a una vecina mía. Yo, por mi lado, prefiero poner alpiste y agua al lado de la tumba de mi canario para que así todos los días lleguen gorriones, jilgueros y otras avecillas más a mi jardín. No habrá cosa más hermosa que escucharlos trinar desde muy temprano en la mañana mientras imagino a mi canario volar feliz gozando de su libertad interior en la tierra de los sueños inmortales ... allí donde el trinar de las aves suena sólo a paz y a amor.




MARiSOL


miércoles, 17 de agosto de 2016

Despedida


Bildergebnis für despedida

Toda la vida es una despedida. Nos despedimos de la niñez, de nuestra juventud, del primer gran amor, de parientes, amigos o hasta de nuestra propia pareja que se alejan por algún motivo o nosotros mismos que debemos dejarlos por fuerza mayor. También están aquellas despedidas de parientes o amigos que nos abandonan para siempre... De la mano de todas estas despedidas hay una nostalgia que nos recuerda quienes nos llenaron con su luz o quienes nos dieron sombra o quienes siguen viviendo en un rincón de nuestro corazón pero no más en nuestra vida.

Pues bien, así se trate de una separación corta de tiempo o definitiva, la despedida está vestida, normalmente, de una sensación de desasosiego y tristeza. Algunas veces, la despedida suele ser dura y difícil de aceptar no importando si decimos "adiós", "hasta luego", "hasta ahora", "hasta pronto", "nos vemos", "hasta la vista", "chao", "hasta mañana" o "hasta siempre".

"A propo" Despedida sé que Sara, una vecina mía, en su lecho de muerte en una cama cualquiera de un hospital cualquiera, se propuso no llorar delante de su familia. Ella, después de haber vivido muchas despedidas (de familiares y amigos) a través de su vida, vió llegar la suya, hace unos cuatro años atrás. Antes que su anciano corazón levantara vuelo y se sintiera ligero como un ave, les sonrió a todos y, luego después, se quedó dormida "para siempre" aunque yo todavía no sea ni capaz de internalizar estas dos palabras a largo plazo ni tampoco pueda llegar a entender la inmensidad de lo que viene porque ignoro qué es lo que va a pasar cuando me toque mi turno al despedirme de la vida.

Por lo pronto, me despido de ti querido lector, con este cuento corto hasta otro momento sabiendo que habrá un reencuentro entre los dos aunque una distancia grande nos separe. Todavía no puedo dejar de escribir. El día que lo haga será la despedida del mundo de mis letras cuando ya no tenga más que decir. Por el momento, escribo para no morir por dentro y aunque estemos lejos uno del otro no quiero que te pongas triste ni con estas letras mías ni con esta corta despedida.

MARiSOL






sábado, 13 de agosto de 2016

Semilla de girasol

 Bildergebnis für girasol corazon

Quiero contarte de un girasol que vive desde hace unos tres meses en el jardín de Rocío. La verdad que ella ni lo plantó ni hay girasoles alrededor de su vecindario. ¡Quién sabe de dónde su semilla haya venido volando hasta posarse en un rincón del jardín de mi vecina Rocío! Al principio ella no se dió cuenta de la existencia de este girasol también conocido como mirasol, calom, jáquima, maravilla, tlapololote, maíz de teja, acahual o flor de escudo. Si bien Rocío sabe que el girasol es oriundo de Centro y Norteamérica, que puede llegar a medir hasta tres metros de altura y es cultivado en todo el mundo por ser una planta alimenticia, oleginosa y ornamental, lo que más le emociona a ella es el significado que tiene esta planta herbácea.

Así este girasol no alcance una gran altura porque el verano se está despidiendo lentamente en esta parte del mundo donde se encuentra ubicado el jardín de Rocío, lo más importante es que el girasol, en sí, tiene dos diferentes significados que yo sepa. Por un lado, tiene el significado del amor profundo; trata de todo aquel corazón que ha amado de verdad, que nunca olvida y que ama hasta el final de sus días porque es fiel. Por el otro lado, los girasoles son portadores de mensajes de alegría y deseos de que la vida de uno se llene de luz. 

Desde que Rocío descubrió a esta planta en su jardín conversan las dos todos los días, desde hace tres meses. Sé que el girasol no sólo representa a un gran amor en la vida de mi vecina Rocío, sino que esta planta la está tratando de ayudar a que vuelva a sonreírle a la vida. Bien, he de aclarar que mi vecina Rocío no sufre mal de amores. Si bien ese gran amor de su juventud vive en el fondo de su corazón  y ella sólo le brinda su amistad incondicional, esta planta le está pidiendo a Rocío a que vuelva a sonreirle a la vida, pero por otros motivos ...

Hoy día el girasol le ha vuelto pedir a Rocío no sólo de seguir sonriendo aún cuando ella se encuentre atravesando por un mal momento desde hace unos pocos meses, sino que le ha dicho que toda aquella persona que es capaz de dominarse hasta sonreír en épocas difíciles es porque ha llegado a poseer la sabiduría de la vida. 
- No pretendo alcanzar ese nivel - le contestó Rocío. Yo me contento con sonreir aunque ésta sea sólo una sonrisa triste, porque más triste es la tristeza de no saber sonreír, ¿no crees? 
- Es cierto - le respondió el girasol. Pero lo importante es que tú trates de mantenerla todo el día. Además, una sonrisa es muy valiosa porque enriquece a quien la recibe, sin empobrecer a quien la regala.
- Tienes razón - le dijo Rocío. Y luego continuó hablando - También estoy aprendiendo a través de ti, pequeño girasol, que quien empieza con una sonrisa su día, encuentra la paz ... esa paz tan necesaria como el pan de cada día. 
- Así es - le respondió el girasol y le hizo ver que por este motivo él tiene la misión que ella encuentre la voluntad necesaria para lograr que la semilla de la paz se vuelva a posar nuevamente en su corazón porque de nada sirve buscarla fuera de nosotros. La paz tenemos que tenerla dentro de nosotros mismos para poder así ser capaces de sonreirle a la vida a pesar de todos los contratiempos que se puedan presentar en la vida de uno. 
- Eso espero - le contestó Rocío. Su voz guardaba un tono de esperanza.
Luego, el pequeño girasol le hizo saber que cuando los girasoles son jóvenes, igual como él, siguen sólo la luz del sol, pero cuando alcanzan la madurez quedan fijos en dirección al Este (por donde sale el sol) y cuando llega la noche los girasoles se inclinan para descanzar y al volver la luz del sol se vuelven a erguir. 

Y esto es lo que tendrá que reaprender mi querida vecina: dejar descansar su alma por las noches, sin insomnios de por medio, para que por el día vuelva a erguirse tan majestuosa como un girasol.


MARiSOL







 Imagen sacada de Bing








miércoles, 10 de agosto de 2016

La lengua de Anita

 Bildergebnis für lengua boca

Anita es una muchacha joven, con cuerpo de modelo y unos pies preciosos. Ella si bien se jactaba, hasta hace poco, de su belleza corporal, ella no tiene más el valor de jactarse de lo tremenda de grande que es su lengua. No es que la lengua de Anita haya sido deforme; ha sido normal como la de cualquier mortal hasta el día de ayer .... Antes de entrar en explicaciones te hago saber que cada vez que Anita se ha ido de lengua, la mayoría de la gente salía huyendo de su lado ya sea asustada o bien mortificada.

Así como Anita hay muchísima gente que tiene una lengua mordaz; yo diría que hasta viperina como la de una serpiente venenosa. Y es que para mí, aunque no lo sepa Anita, la lengua es como un bolígrafo ... que deja sus palabras escritas para siempre en el alma de otros como en la nuestra también.

Realmente las personas que tienen la lengua maldiciente no sólo tienen un mal corazón, sino que no saben dominarla sea por una falsa arrogancia o un orgullo mal entendido. Si todos pudiéramos decir las cosas de manera amable, ¡qué diferente sería el mundo! Y es que la lengua, es para mí, mas no para Anita, como un templo, llámase iglesia, mezquita o sinagoga en donde se encuentra nuestra lengua de rodillas para no tropezar con ella cuando queremos evitar de usar palabras hirientes.

Hace un momento atrás como no me resistía a enfrentar a Anita le dije con voz seria:
- ¡Buenos días Anita! Si bien la envoltura de tu cuerpo es muy bonita, la envoltura de tus pensamientos, que viven en la punta de tu lengua, es bien fea aunque no te guste escuchar esto que acá te digo.

Anita, después de escucharme, me miró con rabia. Yo diría que me odia, en este preciso momento, por hablarle de la manera que lo hice, sin rabia pero decidida a enfrentarla con la verdad. Y es que Anita no logra dominar ni sus malos sentimientos ni su lengua cuando insulta o grita a alguien que le resulte antipático. Y ahora que quiere irse de lengua conmigo, no puede. Y aunque yo le resulte antipática y me quiera decir un montón de barbaridades que no vale la pena enumerar porque sólo me producirían un gran cansancio y me harían bostezar, por primera vez no puede irse de lengua. Pero, ¿qué pasa?

Bien, como Anita no quiere entender que ser mal hablada no la ayuda para nada ni a crecer como ser humano ni a superarse a sí misma, hoy día al despertarse se asustó cuando al quererse levantar y poner sus lindos pies sobre el suelo, su lengua le impidió caminar porque ésta se había vuelto muy larga, tan larga que tropezaba ella sobre su propia lengua. Y como a Anita el cargarla le parecía muy pesada, sólo podía arrastrarla. Es así como a duras penas ella llegó arrastrándose hasta el baño y al verse tal cual era en un espejo grande, pegó un tremendo grito del susto. Su belleza se había esfumado porque su lengua la deformaba entera. Ya nadie podría admirar la belleza de su rostro, de sus pechos, caderas, piernas y pies porque su lengua la envolvía por entero. Su lengua hacía lo que quería con ella; se enroscaba en su cuerpo; se movía como una culebra atada a su boca. Y lo que es peor le impedía caminar.

Y yo que soy su conciencia, le hice ver que si no cambia de actitud siendo más tolerante, menos altanera, más humilde y menos venenosa, su lengua nunca más podrá achicarse. Anita, desesperada, se puso de rodillas ante el espejo de su alma y prometió no ser la Anita de antes. Se prometió a sí misma de saber frenar su lengua, de no herir a las personas, aunque esta tarea le resultara difícil de realizar como el de saberse dominar para poder dominar a su vez su lengua.

Y es que ni Anita, ni tú, ni yo ni nadie tiene derecho a decir nada que descalifique a otras personas, así sean nuestros peores enemigos porque cuando herimos con nuestras palabras a otros, nos estamos hiriendo a nosotros mismos en nuestra dignidad, así nos derroten porque ninguna victoria es realmente victoria cuando uno hace tropezar al otro o a los otros con las palabras hirientes que salen arrastrándose no sólo de nuestra boca, sino de manos de nuestra lengua.

MARiSOL





Imagen sacada de Bing

jueves, 4 de agosto de 2016

La ironía y el sarcasmo

Bildergebnis für ironía sarcasmo
Entre ese tono burlón y esa sonrisa sutilmente disimulada existe una tristeza que no puede llorar, sólo sonreir mientras la ironía me da a entender lo contrario de lo que realmente me quiere decir. En realidad a la ironía no le temo porque no siempre está destinada a la burla del prójimo ni tampoco resulta ser siempre agresiva como algunos creen. La ironía asiente con su cabeza en señal de aprobación. Hablar en voz alta no quiere porque el sarcasmo anda rondándonos cerca. Está con ganas de darnos el zarpazo, sobre todo a mí, porque la ironía no le teme, pero yo sí. 
- ¿Por qué sientes miedo del sarcasmo? - me preguntó la ironía sin ninguna ironía en su voz. 
- Pues, porque el sarcasmo es mucho más cruel y violento que tú, querida ironía. Tú no eres ni mordaz ni ofendes ni hieres ni humillas o maltratas a alguien con tu lengua. Además tú no apelas al humor con ingenio pero malintencionado para herir al destinatario, como a mí, por ejemplo.
- ¡Ojo! El sarcasmo puede ser igualmente de sutil como yo, aunque no siempre - me hizo saber la ironía nuevamente sin ninguna ironía en su voz y continuó hablando - También se dan los casos como cuando hay diferencias culturales ... el oyente no logra captar la agresión del sarcasmo.
- Mejor así - le contesté - porque él sarcasmo terminaría acabando con mi paciencia. Es más, me parece un insulto a la inteligencia. Ayuda sólo a que toda comunicación se deteriore, creo yo.
- ¡Alto! - gritó el sarcasmo saliendo de su escondite - Yo no soy siempre hostil. También se pueden hacer comentarios, en mi nombre, con doble sentido y con intenciones humorísticas, ¿no les parece? Si ustedes dos me quieren ver con buenos ojos se darían cuenta que puedo de una manera amena hacerlas reflexionar acerca de los propios errores que uno comete. 
La ironía y yo nos miramos sin decir ninguna palabra más. Estábamos atentas a las palabras del sarcasmo. Él nos hizo saber también que es bueno exteriorizar los sentimientos, sobre todo, cuando se acumula demasiada ira dentro de uno; con el sarcasmo manifestamos la ira de manera controlada para que ésta no se vuelva peligrosa.
Antes de despedirme de la ironía y el sarcasmo le pregunté al sarcasmo si era cierto que quien no teme a la verdad, está conciente de sus defectos y reconoce sus errores con un grado de sarcasmo puede resultar hasta más ameno el autosuperarse a sí mismo. El sarcasmo me sonrió en señal de aprobación porque lo había entendido aunque yo no lograba todavía entender por qué hay personas que piensan que el sarcasmo es el lenguaje del mal, del diablo.
La ironía al escuchar mis palabras se puso celosa y a modo de despedida me dijo:
-  Pero, ¡qué inteligente que eres! ¡Vaya! ¡Me sorprende, sobremanera, tu capacidad de deducción! 
Y yo, antes de irme le respondí con dejo irónico:
- Por el tono de voz juraría que es el sarcasmo quien me habla y no tú, querida ironía.
Mientras la ironía se sonrojaba, el sarcasmo soltó una carcajada y yo me mordí la lengua para no decirles a ambos que podía prescindir de tanta suspicacia, por lo menos, por el día de hoy. 



MARiSOL




Imagen sacada de Bing

lunes, 1 de agosto de 2016

Diferencias

Bildergebnis für tree on a cliff

Cuando las diferencias se hacen presentes entre Luisa y Ernesto, ella no puede pronunciar palabras parecidas a las de Ernesto ni viceversa, quizá porque un abismo insalvable los separa ... ese abismo que mira dentro de ti, dentro de mí y, sobre todo, de ellos dos y que con su sarcasmo pretende que todo les resbale para que se deslicen rápidamente por él. Luisa me clava la mirada. Ernesto también. Me invitan a que los siga. Dudo. Algo no cuadra.

Y mientras veo como ellos dos caen, sus labios quedan mudos ... ¿y sus diferencias también? Si fuera así, sus diferencias deberían dejar de herirlos profundamente. Quiero pensar que éstas terminarán derribando las barreras que a ambos los separan en esta caída mientras el orgullo les ha cedido el paso ... ese orgullo que los ha ayudado a precipitarlos en ese abismo vestido de grandes y pequeños males: su peor castigo. ¡Uf! Para mí también.

Pues bien, mientras afilo mi lápiz para seguir escribiendo sobre sus diferencias y las mías, aunque no las mencione del todo en este pequeño cuento, confieso que las diferencias (de toda índole) se acaban del todo donde termina el orgullo ... ese exceso de estimación propia, que cual tirano o monstruo, espera a Luisa y a Ernesto con los brazos abiertos en el fondo del abismo para amortiguar su caída y de paso, sus diferencias también para así seguir ostentando de sus mezquindades.

Por este motivo, retrocedo para no caer yo en la trampa que me han puesto Luisa y Ernesto. Prefiero dejar a ellos dos de lado y, más bien, aceptar las diferencias entre tú, querido lector, y yo sin orgullo de por medio porque éste viene adornado de un malsano egoísmo. Prefiero evitar que éste nos divida aún más porque las diferencias, al fin y al cabo, son más fáciles de vencer si así lo deseamos aunque en la diversidad de opiniones es donde radica la vida. Pero ¡ojo! sin orgullo, mas con respeto porque éste tiene más valor que la admiración.

MARiSOL






Imagen sacada de Bing

viernes, 22 de julio de 2016

La vanidad y la estupidez




La vanidad y la estupidez se han hecho íntimas amigas; se han hecho inseparables muy a pesar mío. Observo con preocupación que la una no puede vivir sin la otra y viceversa. Lo que más me preocupa es que ambas a pesar de tener un nivel intelectual y cultural bastante estrecho, ellas dos piensan que se las saben todas porque se consideran más inteligentes de lo que son ante los demás mortales. No sólo tanto la vanidad como la estupidez sobreestiman sus propias habilidades, sino que son incapaces de querer reconocer las verdaderas habilidades de los demás. Quizá el único método de cura para la vanidad sea la soledad, le hice saber.

- ¡Alto! - gritó la vanidad. Está bastante malhumorada, pero la verdad que a mí no me importa porque, en el fondo, no tiene otra cosa que exhibir. No por algo el adjetivo "vano" significa "vacío" ... falto de inteligencia no sólo intelectual, sino también emocional.

Y mientras la estupidez me miraba con infinita rabia, yo le dije tranquilamente que la vanidad debería cuidar su reputación, más que todo, por amor a la verdad. Y como veo que la estupidez no me quitaba su mirada, por cierto, fulminante, le recordé una famosa frase de Goethe que dice así: "Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano". Al escucharme decir esta gran verdad, la vanidad se paró indignada ya que quiso darme una bofetada. Yo de un brinco evité el golpe, pero la estupidez molesta me exigió que las dejara en paz, que qué yo me he creído para venir a lastimarlas de esta manera. Yo no veo que sea así. Sólo les hago ver lo ciegas que están por creerse ser algo que no son. Y antes de retirarme les dije con voz sonora, para que me recuerden para siempre, que la mezcla de vanidad y estupidez es muy peligrosa no sólo para ellas mismas, sino para los demás también.

- ¿Por qué? - gritaron frenéticas al unísono las dos. Me odian. Lo sé, pero no me importa.

A lo que yo les respondí que cuando la ignorancia hace amistad con la estupidez de manera sincera y concienzuda, entonces, desafortunadamente ambas pueden tomar decisiones poco acertadas. Por su culpa, no sólo los políticos pierden el suelo de la realidad, sino lamentablemente existen también personas de cualquier nacionalidad, raza o religión que se convierten en charlatanes por voluntad propia, unas veces de manera inofensiva y otras de manera contraria porque pueden poner en peligro la vida de muchas vidas.

- ¡Cállate de una vez por todas! - me gritaron la vanidad y estupidez. Temblaban ambas de indignación. Yo creo que, en el fondo, saben que estoy hablando con la verdad aunque ésta les duela.

- Mis palabras quedarán mudas pero no mis pensamientos - les dije muy seria. Tan coléricas estaban que abandonaron rápidamente la habitación; me dejaron sola. No importa porque yo no las necesito. Es más, te digo, querido lector, de manera satisfecha, que así como yo sé que todo no sé, tampoco puedo pretender saber lo que no sé, y ¿sabes por qué? porque yo soy: la Humildad. 

La verdad que yo soy de la opinión que sólo los espíritus vestidos de grandeza espiritual (no necesariamente de grandeza intelectual) son los que han aprendido a través de diversas lecciones dadas por la vida que uno es más grande que la Vanidad y Estupidez cuando uno no se esfuerza por no presumir de sus logros, aprende a reconocer sus fracasos y debilidades y trata siempre de actúar sin orgullo.

¡Lástima que la vanidad y la estupidez no hayan escuchado estás últimas palabras de la humildad! Así aprenderían ellas dos a no degradarse ante los demás aunque no se percaten de ésto, pero la humildad, sí. Y si no que se lo pregunten a, los Premios Nobel del 2000, Justin Kruger y David Dunning.




 MARiSOL







jueves, 21 de julio de 2016

Dos sombras

 Bildergebnis für two shadows

La verdad que Susana no está en situación de exigir nada a nadie, ni menos a ellos dos, aunque a ella le resulte muy duro. Y mientras ella toma conciencia que ese peligro impronunciable puede materializarse en cualquier momento, Susana echa una mirada rápida a esas dos negras siluetas que se perfilan dentro de su alma.

Yo bien sé quiénes son estas dos sombras que han dejado fuera de combate a Susana, quizá sin querer queriendo, pero, en todo caso, sin ninguna  precaución y libres de toda preocupación. Me pregunto y Susana también si nada está prohibido bajo esa dictadura bajo la que ella se encuentra de manera obligatoria. Susana ya no sabe nada; sólo sé que ella está cruzando por varias encrucijadas. Dejarla sola no quiero porque todas las opciones no están abiertas, sino cerradas, por el momento.

Y mientras Susana recuesta su cabeza sobre mi hombro, ella me hace saber que no hay suficientes pruebas contundentes que refuten su teoría de vida porque ella se ha quedado sin ninguna clase de hipótesis (esa interpretación racional y anticipada que le sabe a ella a fracaso). Y mientras yo juego con sus palabras, yo la ciño fuerte a mi cintura, para no quedarnos ambos sumidos sólo en tinieblas.

- Algo pesado, oigo a lo lejos, que cae, ¿o es acaso alguien? - grita Susana con ojos desorbitados.  Y mientras yo respiro hondo para no ahogarme en su dolor,  yo me pregunto por qué ella se dejó someter a este juicio de tanta envergadura. ¡No se lo merece!

Y mientras los ojos del mundo apartan la mirada de Susana, yo no puedo aunque la mirada de su corazón se haya quedado ciega sin ninguna protección y sus manos hagan señales de precaución ante la luz de la verdad ... esa verdad que no se puede exagerar aunque nos empeñemos en que nadie sepa de ella para seguir aparentando algo que no somos. 

Te preguntarás, querido lector, quién soy yo. Me presento. Soy el Perdón ... ese perdón que debe existir cuando se hace justicia con el corazón ... ese corazón que no se cierra ante tanta ingratitud o indiferencia, quizá porque cuando se ama, de verdad, no es la cabeza la que sólo juzga, sino el corazón porque la mejor justicia se hace de corazón a corazón ... a esas dos sombras que Susana quiere, sin condiciones, porque llevan la huella de su lugar de origen de nacimiento. 


MARiSOL





Imagen sacada de Bing

lunes, 18 de julio de 2016

Las agujas del reloj de la vida


 Bildergebnis für reloj agujas dali

Las agujas del reloj de la vida se están rebelando contra mí porque no tienen ningunas ganas de seguir marcando el paso del tiempo, del mío, en realidad. Es como si ellas se hubieran quedado sin cuerda, sin batería y/o sin voz, por mi culpa. Y mientras las agujas del reloj me miran de atrás para adelante o mejor dicho, de mi pasado a mi presente, yo no sé ya como matar el tiempo o no será que quise decir: ¿matar al tiempo? Acaso, ¿las agujas del reloj de la vida cargan culpa con mis ideas? Yo creo que, más bien, soy yo la que carga con mucha culpa por haberme convertido en un reloj sin agujas. Y si un reloj no cuenta con agujas, el tiempo se vuelve completamente inútil tanto como si anda como si está parado. Es más, a un reloj sin agujas le es completamente indiferente si el mundo está dividido en hombres y mujeres, en seres satisfechos o infelices, si somos idealistas o realistas, si existen guerras o sólo paz. 

¡Ay! las agujas del reloj de la vida  no desean pelearse conmigo, pero están preocupadas al ver que yo me he vuelto indiferente ante el reloj de mi propia vida.   Las agujas del reloj de la vida me advierten en no malgastar mi tiempo porque, al final, mi vida está formada entre el mismo tiempo y el espacio de mis ideas ... esas ideas que me piden estimular más mis sentidos en lugar de pretender tener siempre mis ideas claras. ¿Y yo qué estoy haciendo? Quizá lo mejor es de privarme de algunas ideas que me perturban y aprietan la garganta de mi alma, en este momento, mientras yo observo cómo las agujas del reloj de la vida siguen marcando el curso de mi vida, siguen midiendo mis sentimientos y están muy atentas al mecanismo interior de mi alma porque ésta se está convirtiendo en una máquina de precisión muy compleja que se ha dedicado sólo a trabajar y ha dejado de vivir como antes ... cuando ese antes era no sólo generoso conmigo, sino también justo. 

Y mientras yo farfullo palabras entrecortadas y difíciles de entender, las agujas del reloj de mi vida saben que yo no soy mala gente ni con la aguja pequeña que marca las horas de mi vida ni con la aguja grande que marca mis minutos ni menos con la aguja segundero que va más rápido que mis propias ideas ... Pero, para corroborar mis ideas, ¿qué sugerencias me das tú, querido lector? Acaso, ¿prescindir de un reloj sin alarma porque mis propias ideas son las que me han despertado no a la vida, sino a la realidad que me toca ahora vivir? Y mientras yo espero por tu respuesta, las agujas del reloj de la vida siguen marcando mis palabras o la configuración acústica de mis ideas. Tic, tac, tic, tac.


MARiSOL




Acá dejo un hermoso bolero que no tiene nada que ver con este cuento mío,
pero como me gusta mucho, lo comparto.




Imagen sacada de Bing titulada "La persistencia de la memoria"
o "los relojes blandos" pintado por Salvador Dalí  en 1931


domingo, 17 de julio de 2016

Alteraciones


 Bildergebnis für abismo

Dora no sufre de alteraciones ni en la lengua ni en la boca, más sí en su alma mientras yo me pregunto a qué huele su aliento (el de su alma, claro está) y no necesariamente me refiero al último de todos. En fin, las palabras de aliento cuando no huelen bien, son inodoras y falsas, pero cuando guardan un perfume aromáticamente fragante, son aquéllas de las que Dora se agarra para no hundirse en el abismo de sus insolentes pensamientos cuando desean nacer del corazón pero no pueden porque ninguno de ellos ha encontrado remedio a todos sus males. Todo parece indicar que Dora quiere encontrarse a viva fuerza en la fase de recuperación aunque sus pronósticos excesivamente optimistas a mí me parezcan inimaginables. No sé si a ti también.

Pero aunque Dora no haya perdido el sentido ni se haya desplomado sobre el suelo, estas alteraciones que se dejan ver como negros nubarrones sobre su alma no son producto de ningún fenómeno surrealista ni de mi imaginación, sino que son una mera concentración de explicaciones lógicas que han modificado el lenguaje de sus sueños. No es porque los sueños de Dora se hayan convertido en normales y corrientes. No, es más que eso. Es que ella ha dejado de soñar mientras su rostro inexpresivo y su cuerpo en reposo sólo experimentan dolor y miedo mientras duerme.

No sé si tú sepas, querido lector, quién soy yo. Me presento: soy la Angustia. No pretendo decirle a Dora que si lucha ella contra mí, sólo producirá nuevas formas de angustia. Callo mientras observo como ella se encuentra de cara ante la nada ... esa nada que bordea el abismo de su vida, que la obliga a rumiar su propia miseria humana. Lo que yo deseo es que Dora ni recobre la conciencia poco a poco ni tampoco deseo que sus pupilas se iluminen de esperanza. Soy mala, ¿verdad? Pues te hago saber que mi presencia le infunde mucho miedo y dolor físico a Dora. Ese miedo y dolor que no sólo le producen sensación de fatiga, sino que también ahuyentan el amor a la vida. Poco a poco la pongo fuera de combate.

Mientras yo disfruto de mi poder, la bondad, inteligencia y todo pensamiento bello de la mente de Dora he logrado expulsar con gran éxito, pues yo no sólo cumplo con mi tarea, sino que siento mucho placer. ¡Ay! La domino aunque Dora no quiera. Observo que ella ha perdido el apetito a vivir. Y esto me complace mucho. Soy su tutora y la llevo por el camino que yo quiero porque como Dora tiene un alma muy sensible, resulta que ella es mi mejor víctima. Y yo mientras me regodeo en su miedo y dolor, siento que mi deber es crearle a Dora malestar, pesadumbre, desconsuelo, incertidumbre, pesar, zozobra y mucha tristeza. Y la verdad que no me importa dejarte, a tí, querido lector, un mal sabor en la boca ya que yo sé que nunca podrás sentir mi perfume, más sí puedes sentir como te altero el alma con estas palabras mías. No me importa que ni Dora me odie ni tú tampoco.

MARiSOL






Imagen de Bing

 

sábado, 16 de julio de 2016

El álter ego de Elisa



Bildergebnis für álter ego

Cuando los recuerdos de la niñez de Elisa le rasgan la carne, le resulta difícil encontrar un resultado idéntico a su actual conducta. Y mientras ella recobra la conciencia, un frescor en sus pupilas aspira bocanadas de aire que huelen a mar ... a ese mar que nunca se desborda de su memoria. Y mientras yo me encuentro leyendo el libro de la vida de Elisa, dividido entre hechos y palabras, cientos de pájaros, salidos de mis manos, levantan vuelo precipitademente para que la voluntad de Susana, tan firme, enérgica e impetuosa, ayude a Elisa a encontrar paz .... esa paz que comienza en la comisura de sus labios en su breve presente para formarle una sonrisa a su futuro dudoso  porque la sonrisa de su pasado, tan cierto por cierto, desea mantenerse en pie todo los días de su vida porque su propia existencia se ha convertido, desde hace poco tiempo, en una constante fuga, en un escape o una huida de la única realidad que la rodea porque es la única verdad que no se evapora entre estos tres tiempos aunque Elisa no lo desee ni menos Susana.

Para tu información, querido lector, Susana es el otro yo de Elisa, ese segundo yo alternativo que se cree distinto a su personalidad pero que, sin embargo, su comportamiento y pensamientos la representan no sólo sin restricción alguna, sino porque también se tienen ambas absoluta confianza. Este personaje de ficción es una imitación, mejor dicho, es una reproducción de ella misma... de esa Elisa que fué, es y será porque se identifica con Susana por voluntad propia desde siempre ya que Susana la ayuda a vivir de una manera más plena al permitir con su voz protectora a expresarse de una forma que Elisa no podría. Pues bien, Elisa ha permitido que Susana se haga presente de manera consciente en su vida porque a través de ella podrá así elaborar mejor sus experiencias vividas y las circunstancias actuales que a ambas las rodean.

Y mientras Elisa le sonríe tiernamente a su álter ego llamado Susana, mi álter ego me está ayudando a escribir mejor el libro de mi vida en estos momentos.



MARiSOL 







Imagen sacada de Bing

miércoles, 13 de julio de 2016

Soy lazo, pero no nudo

Bildergebnis für mujer pintando cuadro

"¿Será cierto que Dios me creó para ser otro lazo más en la sociedad? Esa sociedad donde no todo se sabe, pero aunque yo me encuentre al límite de mis fuerzas y no pueda sustraerme a su influjo, ¿seré yo capaz de esforzarme en desatar ese nudo que me aprieta la garganta como ahora y mis lágrimas no lo pueden deshacer?".   

Y mientras este pensamiento rondaba alrededor de la mente de Mónica y la bloqueaba por completo, Dios se le apareció para decirle que Él ha creado no sólo al ser humano para ser un animal sociable, sino para que conviva también con los seres de su propia especie estén discapacitados o no. Es más, Dios también le hizo saber a Mónica que el hombre ha sido dotado por Él con un gran instrumento: su voz. Cuando Dios terminó de hablar, Mónica gesticuló con las manos de su corazón para hacerle saber que ella no tiene voz porque nació sordomuda y luego le preguntó por qué Él se había olvidado de ella. Dios mirándola misericordioso le hizo saber que ella si tiene voz: las de sus pensamientos porque ellos se entrelazan con las ideas de otros. Pero Mónica no satisfecha con su respuesta le dijo que ella se sentía más que un lazo un nudo difícil de desatar por estar lleno de inseguridades y complejos. Dios, después de escucharla le dijo que su discapacidad no radica en ser sordomuda, sino que ella no sepa entenderlo a Él. Mónica se puso a reflexionar y Dios pacientemente esperó.
- ¿Será  que debo primero aprender a no renegar de ser sordomuda? - le preguntó tímidamente Mónica desde su corazón.
- Así es - le contestó Dios y luego continuó hablando para decirle que tome nota que su nudo no se podrá nunca desatar si ella sólo lo quiere deshacer con su lengua; ella tiene que deshacerse, en este momento, de ese nudo bloqueador no sólo con sus pensamientos, sino con sus pinceles y espátulas. Allí radica su don, no sólo de su sentido común, sino también el de sus cualidades especiales. Mónica nació con gran talento, el de pintora. Ella empezó, poco a poco, a entender ...

Pues bien, Dios antes de despedirse de Mónica, le hizo saber que es normal que algunas veces ella no quiera ser sordomuda, pero que no se olvide que lo importante es no dejarse dominar por este nudo, que le aprieta el alma, porque así ella no puede pintar. Es más, también le dijo que sus cuadros no son comprados sólo por ser lindos, sino porque éstos guardan siempre un mensaje y todo mensaje vestido de amor es un lazo que conecta su corazón con el de los otros. Cuando Mónica entendió sus palabras, ella empezó a pintar febrilmente sin ningún nudo ni entre sus dedos ni en la mente de su corazón.


MARiSOL










Imagen sacada de Bing


lunes, 11 de julio de 2016

Pero, ¡qué miedo!


 Bildergebnis für miedo

La verdad que nunca he creído que en sus buenos tiempos el miedo se casara por amor. El miedo mirándome de frente me hizo saber que más bien él desaparece con el amor aunque éste último nos dé miedo y es porque el amor es como una llave bellamente repujada que nos abre las puertas no sólo de la felicidad, sino también de los celos, de la rabia, de la desconfianza, del odio y "last but not least" nos abre también la puerta del miedo, algunas veces, de manera irracional. 

- ¿No será, que en el fondo, nosotros más que temerle al amor, le tenemos miedo a la soledad y por este motivo nos emparejamos, algunas veces, de manera dispareja? - le pregunté al miedo ... a ése que vive dentro mío.

El miedo me hizo saber que nunca intente negociar con él, pero que, en todo caso, nunca tema de negociar o hacer compromisos con mi pareja porque muchas parejas fracasan en el intento, sobre todo, cuando no sólo vamos tras sueños imposibles de cumplir, sino cuando nuestro corazón está lleno de miedo porque está vacío de esperanza. Además, el miedo mirándome seriamente me dijo que esto de tener miedo, en el fondo, algunas veces, no tiene nada que ver con la realidad porque el miedo es algo interior y muchas veces no se trata de un miedo real, sino neurótico. Lo importante es conquistar al miedo porque el miedo a todo peligro real o imaginario es mucho más terrible que al peligro en sí. La verdad que ya ni sé a qué le temo. 

- ¿No será que la vida ya no es tan fiera como la pintan? - le pregunté al miedo. Y mientras el miedo ya está aburrrido de conversar conmigo, la vida con voz sonora se entrometió haciéndonos saber que mejor es morir de una vez por todas a tener que vivir sintiendo miedo de por vida. Yo mordiéndome la lengua pienso que muchos les tememos más a la muerte que a la propia vida. Pero la muerte, que escuchó nuestra conversación, molesta nos dijo a todos que no es ella el problema, sino el miedo (irracional o no) que sentimos ante ella

- ¿Y qué pasa con todas aquellas personas que no creen en nada, pero que tienen miedo de todo? - le pregunté al miedo.

El miedo bostezando me respondió que nada en la vida debe ser temido, sino, más bien, comprendido.

No sé, querido lector, si me has comprendido, pero tú debes saber que no debes sentir miedo de mis palabras al menos que éstas no sean las que te paralicen, sino el miedo que te habita.  


MARiSOL




Miedo
Pablo Alborán
Empiezo a notar que te tengo,
empiezo asustarme de nuevo,
sin embargo lo guardo en silencio
y a dejar que pase el tiempo.

Empiezo a creer que te quiero
y empiezo a soñar con tus besos
sin embargo no voy a decirlo
hasta que tu sientas lo mismo.

Porque tengo miedo, miedo de quererte
y que no quieras volver a verme

Por eso dime que me quieres,
o dime que ya no lo sientes
que ya no corre por tus venas ese calor que siento al verte
no lo intentes se que me mientes..

Empiezo a soñar que te pierdo ,
empiezo ya a echarte de menos
a caso te miento no es cierto
que se esta apagando lo nuestro ,
para negar que es mentira ,
que soy el único en tu vida
te sigo notando perdida…

No me digas que me quieres
ya no me importa lo que sientes
que aquel amor que me abrazaba
ya no quema solo escuece,
no lo intentes
se que me mientes…
Ya no me digas que me quieres ,
ya no me importa lo que sientes…


 

domingo, 10 de julio de 2016

La raíz cuadrada de Carlos


A Carlos, profesor de matématicas de una universidad de prestigio de su ciudad, le falta sólo dos años para jubilarse. Pero, en lugar de alegrarse, Carlos siente una profunda tristeza porque se pregunta qué va a ser con su tiempo libre, pues hasta ahora en los fines de semana da clases privadas de Matemáticas a nivel escolar y universitario. Tal vez podría seguir dando clases particulares de matemáticas para escolares y universitarios los siete días de la semana. Y es que su única pasión, para escapar de su terrible soledad, ha sido, hasta ahora, ser profesor de Matemáticas. Nunca le ha interesado tener una mujer a su lado, sólo amigas esporádicas. Si bien Carlos tiene alma de solitario ahora él se pregunta si la raíz cuadrada de sí mismo está, del todo, en orden. Yo diría que no, realmente.

¿No será que Carlos ha sido tan irracional como una raíz cuadrada de un número entero? ¡Quién sabe! porque las raíces cuadradas de los números enteros que no son cuadrados perfectos son siempre números irracionales. Pues bien, en lugar que Carlos siga planteándose problemas geométricos, es hora de replantearse su vida. En realidad, ¿qué hace con su vida? Pues, básicamente le ha cerrado las puertas de su corazón a más de una mujer por el miedo a los apegos y dependencias emocionales. Lo que pasa es que Carlos no quiere sufrir igual como su padre, quien fue abandonado por su esposa (madre de Carlos) cuando él era pequeño y, al final, su padre lo crió solo. Aquí radica, pues, el meollo del asunto. Carlos no quizo nunca ligarse a ninguna mujer ni tener hijos. No es que Carlos tenga miedo a tomar responsabilidades, sino al maldito abandono y a sufrir por amor.

Los dos años pasaron ...
Pocos días después de haberse jubilado Carlos conoció en una fiesta de unos amigos suyos a Estela, una viuda simpática y alegre profesora jubilada de idiomas, quien le robó el sueño y el corazón cuando ella le hizo una detallada y sencilla explicación, a su estilo, del teorema de Pitágoras mientras bailaban "chic to chic". Y mientras Estela le susurraba al oído: "No sólo el teorema de Pitágoras establece que en todo triángulo rectángulo, el cuadrado de la longitud de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de las respectivas longitudes de los catetos, sino que me gustaría mucho descubrir a tu lado la geometría del amor porque el amor también está lleno de puntos, rectas, planos, líneas paralelas, perpendiculares, curvas, superficies, polígonos, poliedros, etc." 

Al terminar de hablar Estela, Carlos la besó en la frente porque, por primera vez, sintió el deseo que esta mujer lo ayudara, en lugar de sólo vivir para las Matemáticas, a darse cuenta de las propiedades con las que ellos dos cuentan, a profundizar la relación que se está dando entre ellos dos, y a dejarse de tanto razonamiento lógico, de números, figuras geométricas o símbolos matemáticos.

Brindo por el Teorema de Pitágoras, por este nuevo Carlos que está naciendo y por esta mujer llamada Estela, que seguramente lo ayudará, sin miedos e inseguridades de por medio, a darse cuenta que las Matemáticas son, en realidad, el alfabeto con el cual Dios ha escrito no sólo en el Universo, sino en nuestro propio universo interno. 

MARiSOL
  
 
Imagen sacada de Bing