miércoles, 30 de junio de 2010

Corazón partido

http://4.bp.blogspot.com/_GobKfELkQlI/S8I6hf1q5_I/AAAAAAAAAW0/fK3vBrzFcZk/s320/corazon_tiritas.jpgMarta no quería seguir colocando tiritas a su corazón partido. Ya no quería seguir sufriendo por alguien que no la quería como ella realmente se merecía. Por momentos un sentimiento de culpa y de profunda tristeza la envolvía, sobre todo,  porque ella había puesto fin a  esta relación de sentimientos confusos.  

Las experiencias de vida le estaban enseñando a Marta que así como hay  personas que  realmente saben dar amor y lo demuestran con hechos, hay lamentablemente esas otras  personas egoístas que solamente son capaces de entregar limosnas. Y ella ya no estaba más dispuesta a recibir ninguna más.

Era el momento de hacer valer su autoestima aunque la sensación de pérdida se hiciera presente. Marta quería ser una persona feliz, positiva y muy segura de sí misma. 

Y si bien las tiritas aún seguían cubriendo su corazón partido, Marta sabía que  esa herida sanaría tarde o temprano -mientras más rápido, mejor-  y su corazón enamorado volvería a cantar alegremente como antes. 

Marisol 



Corazón partío 
(Corazón partido)
cantautor: Alejandro Sanz

Tiritas pa' este corazón partío.
Tiritas pa' este corazón partío.

Ya lo ves, que no hay dos sin tres,
que la vida va y viene y que no se detiene
y qué sé yo...
Pero miénteme aunque sea, dime que algo queda
entre nosotros dos, que en tu habitación
nunca sale el sol, ni existe el tiempo, ni el dolor.

Llévame si quieres a perder,
a ningún destino, sin ningún por qué.

Ya lo sé que corazón que no ve
es corazón que no siente,
o corazón que te miente, amor.
Pero, sabes que en lo más profundo de mi alma
sigue aquel dolor por creer en ti.
¿Qué fué de la ilusión y de lo bello que es vivir?

¿Para que me curaste cuando estaba herido
si hoy me dejas de nuevo el corazon partío?

¿Quién me va a entregar sus emociones?
¿Quién me va a pedir que nunca le abandone?
¿Quién me tapará esta noche si hace frío?
¿Quién me va a curar el corazón partío?
¿Quién llenará de primaveras este enero,
y bajará la luna para que juguemos?
Díme, si tú te vas, díme, cariño mío
¿Quién me va a curar el corazón partío?

Tiritas pa' este corazón partío.
Tiritas pa' este corazón partío.

Dar solamente aquello que te sobra
nunca fue compartir, sino dar limosna, amor.
Si no lo sabes tú, te lo digo yo.
Después de la tormenta siempre llega la calma,
pero, sé que después de ti,
después de ti no hay nada.

¿Para que me curaste cuando estaba herido
si hoy me dejas de nuevo el corazón partío?

¿Quién me va a entregar sus emociones?
¿Quién me va a pedir que nunca le abandone?
¿Quién me tapará esta noche si hace frío?
¿Quién me va a curar el corazón partío?
¿Quién llenará de primaveras este enero,
y bajará la luna para que juguemos?
Díme, si tú te vas, dime, cariño mío,
¿Quién me va a curar el corazón partío?

domingo, 27 de junio de 2010

¡Ay, nadie me quiere!

Shark era un tiburón viajero que se pasaba la vida nadando de un océano a otro. Casi siempre viajaba solo. Raras veces lo hacía en compañía de otros tiburones.
-¡Caray, qué cansado estoy!- suspiró Shark en voz alta. Como siempre estaba solo. Sentía tristeza.
Pero Ema, una ballena cachalote, que se encontraba como a un kilómetro de distancia, sí lo había escuchado. Y curiosa como ella era se le acercó al tiburón.
- ¡Hola! ¿Cómo te llamas? La voz de Ema era profunda como la noche.
-  ¡Ay, qué susto! - gritó Shark antes de darle su nombre. No vuelvas a llegar así tan silenciosamente. Y tú ¿como te llamas?
- Perdona. Me llamo Ema. Yo pensé que todos los tiburones son muy valientes.
- Pues, yo... - contestó sonrojado Shark. No, no podía decirle la verdad.
- Y, ¿a qué se debe que no seas siempre valiente? - le preguntó Ema de manera muy directa. Ema era transparente como el agua del mar. Por este motivo ella contaba con muchos buenos amigos.
- Pues, porque....hmm.... ¡No te lo pienso decir! Shark le mostró sus peligrosos dientes a Ema. No confiaba en la ballena cachalote. ¿Qué quería de él? ¿Por qué le hacía preguntas?
- ¡Ah! - le respondió Ema muy tranquila. Tu otro problema es que  eres  muy desconfiado. ¿No es cierto?

Shark miró con rabia a la ballena cachalote. 
Pero como Ema ni le tenía miedo ni se daba por rendida le dijo:
- Ya veo. Prefieres el silencio. ¿No es cierto?
- ¡Noooooo! - volvió a gritar Shark. Si me gusta hablar, pero... 
- Pero, ¿qué? Ema continuó hablando - Tu problema no es que todos los animales del mar te tengan miedo. Todo lo contrario. Tú tienes miedo de los demás. Te juntas solamente con otros tiburones -cuando es necesario-  porque con ellos hablas del mismo tema: de las mejores técnicas de usar para ir de cacería. ¿No es cierto? Porque con ellos no hablas  de tus sentimientos. No te gusta que nadie te vea realmente cómo eres. ¿No es cierto? Un buen tiburón no puede demostrar debilidad, si no que dirían los demás. ¿No es cierto?
Shark ya no miraba a Ema con rabia. Ahora no sabía qué decir.
- No solamente eres un poco tímido, sino que también eres desconfiado y por este motivo casi siempre estás solo.  ¿No es cierto? 
Shark seguía mudo. ¿Cómo era posible que Ema le pudiera leer los pensamientos? Era como si ella lo conociera de siempre.
- Shark, tú usas una máscara. ¿No es cierto? Ema era directa, pero no mala. Ella continuó hablando- Tú prefieres hacerle creer a los demás animales del mar que por ser un tiburón tienes solamente que mostrar los dientes para  hacerte respetar. ¿No es cierto? Pero esto no es todo. También es bueno mostrar la sonrisa de tu corazón. Así te ganas amigos en distintas partes del inmenso mar. Es bueno tenerlos porque te pueden regalar también mucho amor. ¿O acaso no te importa?
Shark al darse cuenta a quien tenía enfrente suyo, se quitó la máscara.
- Me gustaría que fuéramos amigos aunque me comas a preguntas.   
- Encantada. Tan difícil no es. ¿No es cierto? Ema se rió.
Shark sonrió agradecido. Por primera vez se dió cuenta que la  amistad no es un animal de rebaño, sino de verdadera compañía.


Marisol

Los dos dibujos son míos.


A partir de 00:34 segundos empiezas a ver
ballenas cachalotes y tiburones.

lunes, 21 de junio de 2010

Momento histórico (un cuento de la vida real)

Ayer domingo temprano me desperté con la necesidad de entrar a una iglesia. Hacía tiempo que no iba a una. Así que después de tomar desayuno, agarré las llaves del auto y me despedí  de mi familia. Ya afuera en la calle un cielo azul me recibió con los brazos abiertos y me invitó a que fuera  a  la misa de las 9:30 a.m. de la iglesia evangélica "Sankt Annen", ubicada en Dahlem, en Berlín. Si bien soy católica, tenía ganas de estar dentro de esta iglesia antigua del siglo XIII. Además, deseaba conversar con un párroco en especial: una mujer a la cual le tengo mucha simpatía. Mi deseo se cumplió. Apenas la ví me acerqué a la párroco de esta iglesia y al contarle el motivo de mi presencia me tomó de las manos y me escuchó. Sus sabias palabras antes, durante  y después de la misa me regalaron paz. Al salir de esta iglesia no solamente podía  yo pensar con más claridad, sino que mi corazón iba a un ritmo más tranquilo.


Eva Luise und Horst KöhlerAhora bien, el motivo de este relato es otro....  Antes que la párroco oficiara la misa me puse a observar al público presente pensando en encontrarme con algún vecino del vecindario. No. No conocía a nadie. Sin embargo, una pareja de esposos  que se encontraba sentada delante mío me resultaba familiar. ¿Sería posible que fueran los señores Eva Luise y Horst Köhler? Sí, si era posible. Ellos  viven no lejos de esta iglesia. Debo decir que estas dos personas me infunden mucho respeto porque tienen una fundación que se encarga de investigar  enfermedades raras. No está demás comentar que en Alemania cerca de 4 millones de personas sufren de unas 5,000 enfermedades raras. Pero aparte de este trabajo humanitario ellos dos hasta hace poco tiempo cumplieron con otra tarea importante...

Cuando terminó la misa el ex-presidente de la nación junto con su esposa se voltearon y me sonrieron. Yo aproveché para decirle a él que me parecía correcto que hubiera renunciado a su cargo  con caracter inmediato -el 31 de mayo pasado- después que se le imputara  la idea de utilizar misiones militares alemanas en Afganistán para asegurar intereses económicos. Al terminar de decirle estas palabras su esposa me sonrió, me extendió la mano y el mismo Horst Köhler no solamente me dió la mano, sino que me deseó un buen domingo. Al salir juntos de la iglesia vi -igual como todos los demás feligreses- que sus guardaespaldas los esperaban fuera de la iglesia y los subían rápidamente a su auto blindado. 

Al llegar a casa y  contar a mi familia de mi experiencia hecha, me creyeron.  Cómo les podía mentir si el Octavo Mandamiento tiene igual validez tanto para católicos como evangélicos.

 Marisol

Vale recalcar que el presidente en Alemania es el jefe del Estado y su labor es fundamentalmente representativa y ceremonial, ya que el Poder Ejecutivo lo ostenta el canciller. 
***********


Aquí el momento de la renuncia inmediata del Presidente H. Köhler



miércoles, 16 de junio de 2010

El puente mágico

http://www.jamesfike.com/wordpress_iRq1/wp-content/uploads/2009/09/IMG_7233_edited-2.jpg

"Quisiera construir un puente mágico del mismo material que tejo mis sueños.  Pero no es posible. Quizás ya sea hora que despierte y deje de soñar".
El mar al escuchar mis pensamientos me dice agitado:
- ¡No! No debes rechazar tus sueños porque sin ilusiones tu mundo interior sería tan árido como un desierto.
- Pero, acaso ¿no es cierto que vivir soñando  es no existir? Mi pregunta suena a reproche. Es un repoche tan duro como una piedra.
El mar permanece un momento en silencio y luego me dice:
 Construye ese puente que quieres, pero no te olvides de contruir los cimientos que deben estar debajo de él. 
- Pero yo no soy un buen ingeniero. Soy solamente una vendedora de sueños locos e imposibles. Me tiembla la voz. No quiero estar molesta.
Esta vez el mar me manda una ola con la respuesta deseada:
- Mira, aprende a seguir  las señales que escuches desde el fondo de tu alma. ¡Ah! Lo importante es que no renuncies a tus sueños, siempre y cuando éstos  sean moderados para que tu querido puente te lleve hacia ellos ahora y siempre.

Marisol




Imagen sacada de

sábado, 12 de junio de 2010

Pasa, pasa tristeza

Mientras despierto a la vida otro día más, dejo que mi corazón me hable.
-No permitas que el pájaro de la tristeza haga su nido en tu hermosa cabellera color canela.  
- Pero no puedo evitar que este pájaro vuele sobre mí -le contesto bostezando.
Mi corazón sabe que tengo razón. Y sin embargo, él me aconseja que hoy día sonría aunque sea con una sonrisa triste, porque más triste es no saber sonreir.
Le regalo una sonrisa. La primera del día. 
- ¡Bravo! - grita feliz mi corazón. No importa que la tristeza pase a tu lado, pero es importante que ella, por ningún motivo, te envuelva en su abrazo.  La mejor forma de combatirla es cantando. Tú tienes que ejercer poder sobre ella y no ella sobre ti. No lo olvides. Y ahora ¡levántate! Es hora que vayas al mercado, mi querida sultana.
Y mientras yo vuelvo a sonreir mi corazón salta contento dentro de mi pecho.
Marisol

Sultana es el femenino de Sultán.
Sultán (del árabe سلطان sulṭān, y éste de سلطة sulṭa: «poder») significa algo así como: "el que ejerce el poder". Antes fué utilizado para denominar así a los jefes militares turcos, pero hoy en día es un título utilizado, p.e. por monarcas de Omán y Brunei. Y en Filipinas, Malasia y Java lo usan de manera honorífica algunos de sus gobernantes locales. (Información resumida sacada de Wikipedia).



Sultanas de mercadillo
del grupo español "Ojos de Brujo"

Agüita cristalina es lo que quiero.
Fuentes de Alhambra mora pa' mis adentros.
Hogueras de cariño sin posesiones.
¡Ay! somos indigentes de mil amores.

Dunas y arena fina de cobre dorado.
Levantan la mañana lunares y morado.
Sultanas de las calles y de los montones.
Fuego y metales calientes de mil canciones.

Corazones llenos, bolsillos vacíos.
Tesoros de rumba y fuego, sultanas de mercadíllo.
Mi casa donde me encuentro chabolillas por los caminos.
"sound sistem" en las paradas, improvisando con chatitos de vino.
Y es que la vida es así, la vida es así...
Cada una vive como puede o como le dejan vivir.
Pasa, pasa, tristeza pasa, pasa.
Pasa por un momento y entra calor.
Fuego y abrasa, pasa.

Pasa, pasa, tristeza pasa, pasa.
Pasa por un momento y entra calor.
Fuego y abrasa, pasa.

Siguiendo la cadencia desmesurada.
Espera en compañía que llegue el alba.
Viajeros de la noche y de las pasiones.
Fuego y metales calientes de mil canciones.

Pasa, pasa
Riqueza de verdad no tiene precio ni se compra, ni se vende.
Rumba y entra calor.
Libre, "Techarí" que no manda ni obedece "jala, jala".
Pasa, pasa, "jala, jala" "jala, jala, jala".
Rumba y entra calor, fuego y abrasa, pasa.

Pasa, pasa, tristeza pasa, pasa.
Pasa por un momento y entra calor.
Fuego y abrasa, pasa.

Pasa, pasa, tristeza pasa, pasa.
Pasa por un momento y entra calor.
Fuego y abrasa, pasa.

jueves, 10 de junio de 2010

Waka Waka


- Mamá ya sabes que significa "Tsamina mina Zangalewa"? pregunta  Alexander, un niño de 8 años, a su madre.
- Sí, ya sé. He leído que significa: "Vengan ustedes, ustedes, ¿quién te ha llamado?"
- Y, ¿"Anawan ah ah"? La curiosidad de Alexander va en aumento.
- Si no me equivoco significa: "Yo mismo, sí, sí". Nelly se siente aliviada que exista el internet.
-Mamá, y ¿"Waka Waka"? pregunta Alexander con los ojos bien abiertos.
- En el idioma Bantu significa algo así como "Vamos, vamos" - le responde Nelly sonriendo-  Waka también en Suaheli significa "brillar".
- Mamá, ¿te puedo pedir un favor? -le pregunta seriamente Alexander a su madre.
- Dime. Ahora es Nelly quien siente curiosidad.
- Yo quiero que grites "Waka Waka" cuando me veas jugar mañana fútbol en el colegio. Lo harás, ¿verdad?

Nelly lo mira largamente y luego le promete que lo hará. Sabe que su hijo si bien juega bien al fútbol, es un muchacho tímido y un poco inseguro.

Y Alexander riendo feliz sale de su departamento con su pelota bajo el brazo. Él tiene que entrenar nuevamente antes del partido. Mañana jugará por primera vez para el equipo de su colegio. Es un partido importante. Su colegio jugará contra otro colegio. Es un campeonato de fútbol a nivel de los colegios de su ciudad. 

Alexander sueña con ser un jugador de fútbol profesional algún día. ¡Vamos, vamos! ¡Brilla, brilla!

Marisol



Waka Waka
(This time for Africa)
autora: Shakira
cantante y compositora colombiana

You’re a good soldier
Choosing your battles
Pick yourself up
And dust yourself off
Get back in the saddle
You’re on the front line
Everyone’s watching
You know it’s serious
We’re getting closer
This isn’t over

The pressure’s on; you feel it
But you got it all; believe it
When you fall, get up, oh oh
And if you fall, get up, eh eh
Tsamina mina zangalewa
Cause this is Africa
Tsamina mina eh eh
Waka waka eh eh
Tsamina mina zangalewa
This time for Africa

Listen to your god; this is our motto
Your time to shine
Don’t wait in line
Y vamos por todo
People are raising their expectations
Go on and feel it
This is your moment
No hesitation

Today’s your day
I feel it
You paved the way,
Believe it
If you get down
Get up oh, oh
When you get down,
Get up eh, eh

Tsamina mina zangalewa
This time for Africa
Tsamina mina eh eh
Waka waka eh eh
Tsamina mina zangalewa
Anawan ah ah
Tsamina mina eh eh
Waka waka eh eh
Tsamina mina zangalewa
This time for Africa

"Waka Waka" es un viejo cántico del Camerún llamado, en realidad, "Zangelewa". El grupo africano Golden Sounds  lo hizo famoso en 1986. Shakira se inspiró en esta canción para crear la suya propia. Pero como ella utilizó parte de esta canción sin permiso de este grupo, tuvo Shakira que llegar a un acuerdo de dinero con éste para hacer pública  esta nueva versión creada por ella como la canción oficial del Campeonato Mundial de Fútbol 2010 que será del 11 de junio al 11 de julio en Sudáfrica. Este nueva canción de "Waka Waka" será cantada por Shakira y acompañada por el grupo sudafricano Freshlyground.

"Waka" es un verbo del idioma africano Suaheli y significa: "brillar". Y en Fang  -un idioma de la lengua africana Bantu- "Waka Waka" significa algo así como : "¡Vamos, vamos!"