viernes, 15 de marzo de 2013

Mis olas de mar


Ana María se encontraba leyendo un artículo en internet sobre el significado de soñar con olas. Y es que anoche ella soñó que se encontraba en el medio de dos olas gigantes. Y cuando ella estaba a punto de ahogarse porque las dos olas reventaban con violencia sobre su cuerpo, despertó con la sensación de haber sentido el agua sobre su piel. Pues bien, en el artículo decía lo siguiente:  
"Soñar con olas significa que a uno le gusta la contemplación. Si las olas son transparentes es signo de que uno tiene buenos conocimientos; pero si las olas son oscuras y sucias, significa que uno cometerá un error de apreciación.  

Si las olas son bajas, significa que uno se niega a cambiar de vida porque uno está bien como está.
Soñar con olas casi imperceptibles y ver que el agua está limpia, significa que el espíritu está tranquilo. También puede significar que uno necesita calmarse para poder tomar una decisión.

Soñar que uno oye el ruido de las olas rompiendo sobre las rocas, significa que uno está relajado y sensible. También puede estar relacionado con la sensualidad y la sexualidad. 

Soñar que uno ve olas violentas y de aguas fangosas, significa que uno deberá tomar una decisión, en la que cometerá un error que le costará caro."

Mmmm... Ana María no encontró ningún significado para su sueño. ¿Qué significaba estar en el medio de dos olas gigantes y saber que uno se iba a ahogar en ellas, de todas maneras? Ana María apagó la computadora. No quería pensar más en su sueño. Pero, éste la había impresionado. ¿No sería que las olas le hacían ver que dos mundos colisionaban entre sí? Pero, después de tantos años de vivir fuera de su país natal, ¿no se había ya acostumbrado a ser extranjera? No vivía mal en este otro país.  

Ana María, por un momento, se vió de chica en la casa de sus padres ubicada al pie de la costa del Oceáno Pacífico contemplándolo desde la ventana de su dormitorio. Ana María cerró los ojos y se entregó por un largo rato a soñar mientras afuera nevaba. Cuando abrió los ojos, vió ella, a través de la ventana, que el césped de su jardín estaba cubierto de mucha nieve. ¡Se veía tan bonito! Parecía un mar, pero sin olas.  

Marisol

 

 Imagen sacada de bing