lunes, 24 de agosto de 2009

¡Caray, qué caradura!

http://c.photoshelter.com/img-get/I0000pI_8X..q64E/t/200 

Mientras Catalina de Cadaqués y Calatrava, condesa de Cádiz, cabalga cadenciosamente bajo calmantes por costas cantábricas con su ex-compañera de colegio, Carola Cúllar de Calmud, la campana de una capilla católica le recuerda a la condesa Catalina que Conrad Clermont de Concarneu-Creusot, conde de Cotentin, está colérico con ella.

Catalina no quiere ser ni cobarde ni calzonuda. Mientras una catarata salada cae de sus ojos color canela, ella contempla el crepúsculo color carmesí. ¡Cuánta congoja carga su cuerpo a cuestas! Catalina ya no quiere ni candelabros de cobre ni collares de camafeo ni cortinas de crepé fino ni cuadros caros ni cama de caoba, sólo cortar de cuajo su relación caótica y compleja con el carismático, pero caprichoso conde de Cotentin.

- Conrad Clermont de Concarneu-Creusot no cambiará - le confiesa Catalina a Carola y continúa - No quiero ni cubrir ni camuflar más sus carcajadas camaleónicas por mis clamores confusos. ¡No más códigos contradictorios por descifrar o comprender ni más colisiones por evitar! El conde de Cotentin, cazador de coquetas concubinas con voz de caramelo y cabellos claros, es cruel conmigo. Compadecerlo no quiero. No hay cañón que me haga callar ni cadenas que aten más a mi cansado corazón. ¡Conseguiré ser nuevamente la capitana de mi carabela!

Al terminar Catalina de decir esto, Carola, cómplice del conjuro, la anima a seguir cabalgando cuesta arriba de una colina. Al subirla, a la condesa Catalina de Cadaquéz y Calatrava le cambia la cara al encontrarse con un camino colmado de claveles, cardos, campanillas, caléndulas y camelias. 

Por primera vez, cree Catalina tener el compás correcto entre sus cálidas manos. Catalina ya no se conforma de compartir a Conrad Clermont de Concarneu - Creusot con otros cuerpos calientes. Cantabria la conquistó y acá, al lado de su compatriota Carola, se quedará hasta curar sus heridas del corazón por completo. Hasta un cambio de casa, de trabajo y hasta de país, no le caería mal. Cádiz la espera contenta.

Catalina no regresará más al castillo "Coeur de caramel" (Corazón de caramelo), ubicado al pie del Canal de la Mancha, en Cotentin, Francia, de propiedad del conocido Conrad Clermont de Concarneu - Creusot, conde de Cotentin. Él, más bien, con su coche de calidad, un cabriolé marca "Cadillac", se irá cachondo a Cannes con Claire Corburg, su nueva compañera de carátula, a cabalgar, pero no como lo hace Catalina con "Candela", su caballo, por campiñas cantábricas ...

¡Carajo! ¡Caray! ¡Caráspita! ¡Caramba! ¡Qué conde más caradura! ¡Y por caridad, Catalina, no se te ocurra regresar con el cretino de Conrad!


Marisol 



He jugado con la letra "C" lo más que he podido en este cuento


 




Imagen sacada de Bing


lunes, 17 de agosto de 2009

Hazar-oyak shab *

[Sherezade.jpg]


El califa Shahriar no queriendo ser el hazmerreír de nadie y harto de haber sido herido hondamente en su honor por la horrible traición de su mujer, quería una esposa cada día para hacerla matar cuando el halo del sol naciente se asomara para vengar así su humillación. Tres mil mujeres habían ya muerto antes de conocer a la hermosa Sheherezade. ¡Hombre! ¡Qué tal hereje!  Hay que tener sangre de horchata, tener muchos hígados y mucha hiel para dar esta horripilante orden. ¡Huyuyuy!

Este horroroso designio lo quebró la hija del Gran Visir, Sheherezade,  al casarse con el califa Shahriar. Ella sabía que su hobby de contar historias era su mejor arma de defensa. Decidida no se dejó ni hundir en una horrenda desesperación ni huyó haciéndose humo ni se puso de hinojos ante su hombre de hierro aunque a ella se le helara de miedo la sangre y sintiera hormigueo e hipara.  Sheherezade quería ser como un hada que hacía milagros. ¡Hala!

Durante mil noches el hábito de hilvanar historias con otras se volvió un huésped de honor en la boca de Sheherezade. Era una heroína con habilidad histriónica. En la intimidad de su habitación, después de haber hecho, la primera vez, el amor con Shahriar, le pidió despedirse con una historia de su hermana Dinarzade. Shahriar aceptó. Y al escucharla también él, quedó hechizado e hipnotizado  como Sheherezade hablaba y hablaba ... Hábilmente, antes que llegara el alba, Sheherazade interrumpió la historia (sea de héroes hidalgos y sus hazañas, de hechos de sangre o historias de amor) ante su hermana Dinarzade y ante Shahriar. Luego, le hizo ella hincapié a su hombre hedonista y hosco que si la dejaba con vida un día más se la terminaría de contar. ¡Hala! Así durante mil noches contó historias ... Es para rendirle un homenaje a Sheherezade, ¿no crees? Ella sentó un hito dentro del hárem de Shahriar. Más hombría tuvo ella que el huevón del califa.

Al regalarle Sheherezade un heredero a su esposo, el califa Shahriar se sintió halagado por tener un hijo. Henchido de orgullo por habitar un hogar honrado y sin hipocrecías, se volvió más humano, más humilde e indultó a Sheherezade desde lo más hondo de su alma. En Shahriar ya ni habitó más hastío ni le hirvió más la sangre de rabia como una hoguera, ni sintió más hartazgo ni hostilidad ni fué más hiriente con las mujeres de su harém ni menos con su hermosa Sheherezade.

*******
No sólo te he contado esta historia, sino que te quiero hacer saber que hace pocas horas leí en "El Heraldo" que Hortensia Haddad, una Hispanista conocida, ha sido asesinada por su esposo Humberto Holguín, un Historiador de renombre. Ambos de Huelva. He leído que él con un hacha la mató y luego después él se hizo harakiri. Hallaron muertos al matrimonio Holguín Haddad en su habitación alquilada en el hotel "Sheherezade", en Huesca.

Te he contado esta horrible noticia porque casualmente el hotel "Sheherezade" queda cerca de la heladería donde ahora me encuentro. Pero el hambre de comer helados se me ha ido después de haber leído esta horrorosa noticia hace pocas horas. 

Marisol 



Vocabulario

hereje: desvergonzado
hiel: fig. cólera
tener muchos hígados: fig. tener pocos escrúpulos
hormigueo: desazón física o moral
hipar: gimotear
hala!  Interjección con que se da prisa, infunde aliento o llama a alguien; también denota sorpresa o contrariedad
hombría:  conjunto de cualidades morales que ensalzan a un hombre



He tratado de jugar con la letra "H" 



* "Las Mil y Una Noches"  هزار و یک شب (en árabe) es una recopilación de cuentos árabes del Oriente Medio medieval. El núcleo de estas historias está basado en el antiguo libro persa de "Los Mil Mitos". El compilador y traductor de estas historias al idioma árabe es el cuentista Abu abd-Allah Muhammed del Ghashigan en el siglo IX. La historia principal es la de Sheherezade, agregada en el siglo IV. La primera traduccción -hecha al francés- fue en 1704 y causó impacto en Occidente en el siglo XIX, época en que las expediciones geográficas y de culturas exóticas estaban en todo su apogeo.







Imagen sacada de Bing


miércoles, 12 de agosto de 2009

Pidiendo sólo un deseo



http://www.ensenada.net/clasificados/fotos/105960.jpg


A Katie sus padres le habían enseñado que pidiera un deseo cada vez que viera pasar una estrella fugaz... Y ahora no faltaba mucho para que pasaran un promedio de cien estrellas fugaces por hora de la noche del miércoles 12 al jueves 13 de agosto. ¿Sería posible hacer realidad cien deseos? Katie prefería dormir para olvidar...

Sus padres murieron en un accidente de aviación hacía un par de años. Y desde que los perdió dejó de pedir deseos. Y mientras ella se encontraba en cama tratando de conciliar el sueño, su tía Carolina (hermana de su madre) le comentaba a su esposo que esperarían despiertos a "Las Perseidas" para pedir un solo deseo... y el de volver ver el rostro de su querida sobrina (ahora como hija adoptada) iluminado por una bella sonrisa... como antes.

martes, 11 de agosto de 2009

K.O.

Girl
- Mamá, ¿los abuelos ya visitaron Tokio, Kyoto, Yokohama, Kobe y Osaka?
- Sí, y también Kumamoto- le contesto mientras pelo kiwis para una ensalada de frutas.
- Mamá, ¿qué es un "Kabuki"?
- Si no me equivoco, es un drama popular en la literatura japonesa.
- ¡Ajá! y ¿un "Káiser"?
- Es un emperador, como un rey.
- Mamá, ¿quién es "Inmanuel Kant"? Así se llama la calle donde vive mi amiguita Katie del Kindergarden.
- Pues, es un filósofo alemán del siglo XVIII - le contesto mientras sigo lentamente pelando los enormes kiwis.
Y mientras Karina toma un sorbo de kéfir me sigue preguntando:
- ¿Y quién es "Franz Kafka"? Así se llama también otra calle, donde vive mi tía Katelyn.
- Fue un escritor checo - le digo. Más no sé. Trago saliva.
- ¡Mamá, estos kiwis vienen de Israel! ¿Acaso no son de Australia como los koalas?
Y mientras doy un largo suspiro le respondo:
- Sí, es verdad. Pero en otros países como Israel también ya los producen.
Karina me mira con sus ojos curiosos y dice triunfalmente:
-Entonces, ¡estos kiwis han sido producidos en un kibutz!
- Pues creo que así es.
- Mamá, ¿cuándo regresan los abuelos?
- En tres días.
- ¿Cuántos kilómetros habrán hecho hasta ahora?
- No sé qué kilometraje harán hasta el final de su largo viaje por el mundo, pero sí que te traerán kilos de regalos.
Karina sonriendo me dice alegremente:
- Les he pedido que me traigan un kastán y un kaftán de Turquía. ¡Ah! y unas katiuskas rusas - y mientras Karina termina su kéfir agrega- ¿Habrán podido entrar al Kreml?
- Ya lo sabremos pronto.
Y mientras Karina se lleva a la boca un pedacito de kiwi me cuenta que también le ha pedido a sus abuelos (los padres de mi esposo Karl) que le traigan un kilt para su amiguito del kindergarden, Keith Kennedy, porque su padre es escocés, de Kilmartin.

El timbre suena. Es Konstantinos, el cartero (de Kreta) quien le entrega personalmente una postal a Karina. En la postal dice:


Hola Karina:
Kenia es precioso. Al Kilimanyaro no subimos. ¡Ja!
Seguimos viaje a Kapstadt (Sud-Africa), luego a Kinshasa (Congo)
y a Dakar (Senegal)

Muchos besos querida nieta,
Kendra y Klaus

PD: Saludos a tus padres Kelly y Karl.


Karina se pone triste. Extraña a sus abuelos Kelly y Karl después de terminar de leer la postal.
Para distraerla le propongo ir después de su clase de Karate (en la escuela del señor Kumiko) a la kermés para montar en kart las dos juntas. Karina acepta encantada.
Después de dejarla en su clase de Karate, regreso a casa a buscar en el diccionario el significado de las palabras "kastán" y "katiuskas". Una vez más Karina me dejó "knock-out".



MARiSOL 






Algo sobre Box ...