martes, 15 de septiembre de 2009

Leyendo el Tarot





"No son las cartas las que leo, sino leo la vida" -me dijo Carmen, la adivina, y continuó -" Interpreto los símbolos y te hago saber su significado. Es más, las imágenes del Tarot no son ni personas ni cosas ni acontecimientos, sino que éstos son proyectados en nuestro estado anímico. Y, por si no sabes, los personajes del Tarot son portadores de mensajes que yo los interpreto para que tú los entiendas."

Asentí. Al tomar asiento me entregué a las cartas del Tarot y a la sabiduría de la adivina. Comencé a preguntar... y como por arte de magia un reloj imaginario comenzó a avanzar en el tiempo...tic-tac... y el tiempo se puso en marcha y empezó a viajar a través de las cartas del Tarot hasta llegar a tocarme las profundidades del alma... la mía.

Carmen adivinando mis pensamientos me dijo: "Tu problema no radica en  lo que no sabes, sino en lo que crees saber pero sabes mal."

Me dí cuenta que ella  tenía razón. Terminada la sesión porque ya no sabía más que preguntar, tomé conciencia que había llegado a ella porque buscaba superar mis propios espejismos. No quería seguir navegando perdida en el océano de la vida, sino más bien, tomar el timón entre mis manos y seguir la luz de mi propio faro interior.

Y una vez más esta carismática mujer adivinando mis pensamientos me dijo al despedirse: "Te proporcioné 78 luces diferentes, pero en tu mirada veo que encontrarás tu propia luz."

Marisol
Safe Creative #0909214565117

8 comentarios:

Neogeminis dijo...

Nunca me tiraron las cartas, creo que debe ser una experiencia interesante cuando lo hace alguien que realmente sabe.


Ojalá pronto encuentres tu propia luz!
Besos.

Victor hugo pacheco nava dijo...

Pues el tarot es un recurso de adivinacion de gran eficacia. Aun asi a esto le falta mucho soporte de evidencia e investigacion y es que desgraciadamente se le da un uso acomodaticio. Un saludo por lo escrito. Gracias

Harold Diaz dijo...

Me encantó la narrativa es genial!


Saludos!

ShaO dijo...

La mejor "carta" la última, aunque uno dude o tienda a buscar más luces, nada como la de uno mismo, solo que a veces no recordamos donde dejamos el interruptor que la enciende.
Un besote fluorescente
ps: antes de que se me pase otra vez... que es preciosa la foto de cabecera. Puede haber mejor lugar para contar un cuento? no creo

auroradiaz dijo...

Soy tarotista y el cuento capta la escencia de del tarot. Todas las respuestas están dentro de uno mismo. El tarot simplemente se asoma a lo que hay en el interior del consultante y lo vuelca hacia afuera para que el consultante lo pueda ver; y por ende obtenga una mejor comprensión de sí mismo y de la realidad que co-crea.

Circe dijo...

qué bueno, Marisol! te felicito
soy Mariu, de argentina, y tbn soy tarotista!
te dejo mi email por si quieres conectarte: mariuxar@yahoo.com.ar
saludos!

Maria Jesús dijo...

Me alegra que hayas encontrado guía en las palabras de tan buena tarotista que te anima a que sientas y descubras esa luz interior que todos tenemos pero a quien frecuentemente no prestamos la mínima atención debido a que nos absorbe tanto el exterior que olvidamos escucharnos a nosotros mismos...
Me gustó mucho tu blog

Manel Aljama dijo...

Incluso en el peor de los casos, auque un echador de cartas no acierte exactamente; nos señala en la dirección en que debemos ir, más o menos. No nos da la luz exacata, como nos has contado, sino que entre las 79 que te ha dado, está la única que es tuya y que espero que hayas encontrado.
Preciosa narración que te invita a pensar.

Publicar un comentario