viernes, 4 de marzo de 2011

La visita inesperada

(cuento de la vida real)
http://www.pulsarmedia.eu/data/media/861/Durdle%20Door%20%20Lulworth%20%20Dorset.jpg
  
Cuando las dificultades entran a la casa de uno sin pedir permiso, se nos revuelve la existencia. Y es que ellas  han llegado con su equipaje de preocupaciones, sinsabores y retos a desordenarme la vida. Y ellas, las muy bribonas,  no piensan salir  de mi casa  hasta que yo misma, armada de paciencia y valor, las saque de  la mejor manera.

Por este motivo, estaré ausente por un tiempo de mi mundo de cuentos.  Como la inspiración se ha ido de viaje sin despedirse de mí y yo he quedado atendiendo a esta visita inesperada, pues hago uso de toda mi energía positiva para dedicarme en exclusiva a ella. Sin embargo, trataré de visitar los blogs que sigo para estar enterada de lo que sus autores aportan al mundo cibernético y así también dejar mis comentarios de vez en cuando en cada uno de ellos.

Quiero aprovechar este espacio para agradecer a cada una de las personas - ya sean blogueras o  no- por haberme leído y  también a todas aquellas por haberme  dejado  sus comentarios hasta la fecha en este blog.

Confío, más adelante, en seguir inventando más cuentos, uno de mis pasatiempos favoritos, para recrear mi mundo interno y el de otros.

Imagen sacada de




Y acá un bonito regalo para relajar el alma.

9 comentarios:

ÁFRICA dijo...

Muchas gracias Marisol, por todo lo que me has dado, te siento cerca. Tus cuentos han llenado muchos momentos de mi vida
Un beso.

Damián Neri dijo...

Que pronto regresen los cuentos de Marisol, Marisol. No dudo de que en tu mente seguirán fluyendo esas historias que creas, aunque no las escribas.

Un saludo. Dos saludos. Tres saludos...

Humberto Dib dijo...

Hay momentos en los que la inspiración parece habernos abandonado, son momentos espantosos. Estos momentos de falta no siempre coinciden con crisis, ya que pueden aparecer en momentos neutros o, aún, alegres. Pero vuelve, la inspiración siempre vuelve, principalmente a una casa como la tuya que es tan hermosa.
En lo personal, ojalá que puedas solucionar pronto esos conflictos, en lo literario, a no desesperar.
Te agradezco por ser una persona tan sensible.
Un beso enorme.
Humberto.

Adolfo Payés dijo...

Lo grato del día es visitar tu espacio... leerte y salir del blog con el gesto en el alma de haber leído tu prosa que se pliegan en los labios.....

Un abrazo
Saludos fraternos..

Feliz fin de semana..

soqui dijo...

Espero que esa ausencia no se alargue durante mucho tiempo,me gustan tus cuentos, me gusta lo que dices y cómo lo dices, me gusta leerte y te voy a echar mucho de menos, pero entiendo lo que te pasa y también que en ocasiones necesitamos alejarnos y esperar que vuelva esa inspiración que ha decidido tomarse unas vacaciones sn pedir permiso

Deseo de corazón que puedas sacar pronto de tu vida esas dificultades que han llegado sin avisar y sin ser invitadas y todo vuelva de nuevo a la normalidad

Un beso y un abrazo muy muy fuertes y aquí estaremos esperando tu vuelta

ROBER dijo...

Espero que resuelvas tus dificultades Marisol, y que nos vuelvas a dejar tus cuentos tan bien escritos. Te extrañaremos. Gracias por el Smooth jazz que dejaste. Tomé nota de su intérprete y otros que no conocía.
!Vuelve pronto!

Ŧirєηzє dijo...

relaja tu relato y esa vista de un mar tan apacible...despues de que las imagenes del reciente Tsunami de japon nos golpeen el alma a todos...
encantada de leerte...
un abrazo

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Leerte es un placer. El mundo no sería el mismo sin tus cuentos, querida amiga

Pmartimor dijo...

Como te dije, espero que todo vaya tomando su tono de normalidad:)
En cuanto a los cuentos, muchas veces pienso que si contáramos con cierta gracia y acierto lo que nos pasa en la vida real, parecería más a una verdadera aventura que los propios cuentos... y es que hay rachas...
Un abrazo, amiga
Pablo

Publicar un comentario