martes, 3 de mayo de 2011

Mi vecino

http://www1.folha.uol.com.br/fsp/images/m2102201001.jpg

- No quiero vivir en sombras. ¡No! - dice en voz alta mi vecino, un anciano simpático que conozco de hace ya tiempo. Él es viudo desde hace un año. Su voz suena a desesperación y desconsuelo. ¡Ay! lo siento triste. Y es que lo escuché a él hablando solo hace un rato en su jardín -que colinda con el mío- mientras él regaba sus flores. No se ha dado cuenta que yo también quiero regar mi jardín.
Y como yo siento pena por él le digo en voz alta:
- ¡No puede ser, querido vecino! Las sombras existen aunque no querramos.
De pronto, escucho la voz de mi vecino que me dice sorprendido:
- Pensará que estoy loco, ¿verdad? porque estoy hablando solo.
- De ninguna manera - le contesto. Pero, es imposible vivir sin sombras.
- Es cierto que las sombras existen - me dice mi vecino y continúa hablando - Las sombras son inevitables, pero lo importante es que mientras nosotros mantengamos nuestros rostros hacia la luz, no veremos sombras en nuestro camino de vida. Lo que llamamos "sombra" es en realidad la luz que no podemos ver. O mejor dicho, que yo no puedo ver en este momento. Pero en cuanto vuelva a encontrar mi paz interior (intuyo que extraña a su esposa, pero yo también deseo esa paz interior, pero por otro motivo) volveré a ver la luz dentro de mi corazón. 
- Y, ¿si fuera al revés? - le pregunto. Si dejamos, más bien, que nuestra luz no se apague para poder encontrar con ella nuestra paz interior. ¿No sería mejor?
- A veces me gustaría que la vida fuera solamente un sueño o una fantasía - me responde mi vecino y luego suspirando agrega- Pero algo de bueno tienen las sombras en este momento...
Yo le interrumpo y le pregunto por qué.
-Porque en este momento aun con sombras somos capaces no solamente de regar nuestros jardines para mantenerlos hermosos, sino también nuestros corazones. ¿No le parece?
Me gusta lo que dice mi vecino. Le sonrío agradecida y sigo regando mis flores. Él hace lo mismo. Yo siento que me arrimo a un buen árbol porque las palabras de mi vecino no solamente me han calmado, sino que su sombra me cobija. 
Marisol
 

Pilobolus es un grupo de danza, teatro y circo que crea un mundo de magia a través de la sombras, bailes acrobáticos y actuaciones teatrales. Este grupo estadounidense existe desde hace 40 años. Te dejo su enlace para mayor información.


Imagen sacada de

5 comentarios:

ROBER dijo...

Muy bueno el enlace de las sombrs que imagina tu vecino, y el video de PILOBULOS. Dos aspectos distintos del tema. Tengo un cuento mío de sombras que alguien ve, pero no es alguien tan normal como tu vecino.
Un gusto leerte Marisol.

Fiaris dijo...

Amiga te cuento ese puerto que preguntas es en Punta del Este, Uruguay. es muy bonito.Y otra cosa que te digo es que voy a enlazar tu blog al mio asi no pierdo estas cosas tan buenas que escribes,abrazosssssssss.

Neogeminis dijo...

Una linda anécdota contada con tu particular estilo! :)
Un abrazo.

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Hola Marisol,dices que te gustan las palabras de tu vecino,pero a mí me gustan todas las palabras de tu entrada.

Hasta pronto!

htt://besana1.blogspot.com/

Dora Ku dijo...

Las personas que llegamos a la vejez, vivimos un tanto amparadas en las sombras. A veces nos hacemos a un lado por que sentimos que incomodamos a los jóvenes, no obstante nos nutrimos de su luz porque la necesitamos para seguir adelante.
Muy interesante el espectáculo de Pilobus y muy ingenioso también.
Cariños:Doña Ku

Publicar un comentario