viernes, 31 de enero de 2014

El reto de la reina



http://farm3.static.flickr.com/2331/2265322293_5a16af6904.jpg


Mientras recuerdos románticos reaparecieron revoloteando como risueños ruiseñores y radiantes ráfagas de viento resucitaron y revivieron rápidamente en Roxana un rubor perdido en su rostro de mujer madura regido por un rictus rígido de rituales rutinarios, relojes ruidosos le revelaron rítmicamente que el tiempo ni retrocede ni regresa.

Sin embargo, Ricardo regresó a reconciliarse con Roxana. Y si bien ella estuvo reacia y reticente al principio, al final no lo rechazó. Pero, ¡Rediós! ¿para qué? Ella no entiende porque Ricardo es, unas veces, resoluto y otras reservado.  Las preguntas de Roxana quedan sin resonancia. Ricardo podrá ser rico como un rajá y tan regio como un rey, pero ella no lo piensa reverenciar más. Fué un error que Roxana lo readmitiera en su vida y él reapareciera en la suya.

Y mientras esta rara reacción de Ricardo parece como un relámpago que le reabriera repentinamente heridas rebeldes y le removiera rencores rojos que le robaran su razón de ser, Roxana grita: "¡Ya no me quiero rebajar más ante Ricardo!". Ronca está su voz.


No hay más razón para que Roxana siga renegando... No quiere ser un reptil que repta y ronda sin rumbo dentro de un rascacielos sin recovecos mientras Ricardo se esconde tras una rendija. Roxana renuncia a Ricardo, esta vez, sin remordimientos. Se rebela a seguir rumiando sus rabias recientes. Es un retiro sin retorno. Roxana no es ruin por no querer reanudar la relación con el refinado, reacio, renitente y reticente de Ricardo. Pero el rechazo de Ricardo es repugnante. A Roxana le roza cada rincón del alma y la remece como un remolino. ¿Y si Ricardo reconociera ante Roxana que tiene un problema consigo mismo por resolver? Otro sería el rumbo, seguramente. Roxana no actuaría de forma tan radical.

La respiración de Roxana se relaja repentinamente después de haber reflexionado y haberse replanteado muchas cosas. No siente resquemor, sólo  una gran pena...  El reto es volver a recuperar no sólo el respeto hacia sí misma, sino también su corona de reina. Es su mejor riqueza.


Marisol 


He tratado de jugar con la letra "R"




No hay comentarios:

Publicar un comentario