viernes, 18 de septiembre de 2009

Rumbo a Waikiki





Mientras Walter Williams - waterpolista nacido en Winsconsin, y residente en Wahsington D.C - conversa con Wilfred Wollweber (campeón de peso wélter nacido en Westfalia, Alemania) sobre el arte de jugar al whist, la esposa de Walter, llamada Wendy (profesora de windsurfing en Wadding River, NY) antes de quitarse sus bonitas wambas y  ver un western antiguo con John Wayne en su laptop, va al WC del avión.

Winona Wallis (novia de Wilfred) está en otra. Mientras escucha en su walkman un concierto de Richard Wagner, lee un libro sobre minerales. Si bien como ingeniera minera sabe diferenciar una wolframita de una wulfenita, no sabe si quedarse a vivir en Westfalia al lado de Wilfred. Su corazón vive en Botswana. Su familia es dueña de una mina de diamantes... extraña a su hermana menor Wakiza internada en un colegio cercano a Windsor en Inglaterra. ¿Y si se bebiera un whisky para dejar de pensar por un momento?  Decide, más bien, comerse un sandwich.

Walter, Wendy, Wilfred y Winona se han conocido en el aeropuerto de  Seattle -Tacoma en Washington y vuelan con la aerolínea TWA rumbo a Hawaii  a tomar clases de tabla hawaiina en la playa de Waikiki. ¡Wau!

Marisol


He tratado de jugar con la letra "W"


VOCABULARIO

wamba: calzado de tela con suela de goma
whist: juego de naipes; precursor del bridge
wolframita: mineral de color negro
wulfenita: mineral de color amarillo





Imagen sacada de Bing


6 comentarios:

*Luna dijo...

Hola cielo has jugado muy bien lindo cuento
un beso y feliz fin de semana

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Interesante juego con la w. Realmente genial.
Un abrazo desde Andalucía

pecado dijo...

Que habilidad tienes Solmari, contigo sería difícil aburrirse.

pmartimor dijo...

En castellano, como sabes, la w es una letra un poco rara y de poco uso. Ha sido un experimento interesante y gracioso.
Agradezco tus palabras de apoyo por el fallecimiento de mi hermano.
Un abrazo.
Pablo.
Pmartimor
http://lavirgenmaria.spaces.live.com

Alí Reyes H. dijo...

Hola. Estás en todo tu derecho de eliminar el comentario que hice. Pero te agradecería que me dijeras ¿Cuál fue el motivo, la palabra, un gesto grosero, una falta de respeto, o cualquier otra cosa que haya originado de la eliminación por tu parte de mi comentario? No está de más saberlo para no repetirlo ¿No te parece?

Marisol Cragg de Mark dijo...

Gracias por sus comentarios. Pasaré a leerlos en cuanto pueda.
Y a tí Alí, te he enviado una carta de manera privada.
Saludos a todos desde Berlín.

Publicar un comentario