viernes, 27 de noviembre de 2009

Lazos de lealtad



Como loba leal logré salir un lunes de Abril -a la luz de la luna- con un corazón lábil, débil y lacerado luego de luchar contra mis lágrimas, lamentos, languidez y letargo.

Mis labios lacrados con tus besos lustrosos de líquen se quedaron sin lamer más tu lengua ligera y lasciva.

En este laberinto de locuras latentes limpio mi rostro lívido mientras lanzo un largo suspiro. Lentamente me libero de mi vestido de luto lucido por largo tiempo mientras leo tu nombre: Leonardo López sobre una pulida lápida.

Si bien tu dulce amor de leyenda liberó en mí una nueva luz, ahora con un lindo leitmotiv* -un legado tuyo escrito por ti- levanto vuelo hacia Londres.

Ligera, liviana y lúcida me siento... lista estoy para sentirme libre en un lejano lugar, fuera de Lima, aunque mis latidos leales a ti, aún luzcan lastimados en esta despedida final.

*"¡Levántate y vuela alto Laura!" 


Marisol


He tratado de jugar con la letra "L"
Me he basado en un poema 
publicado en mi otro blog: En alta mar