miércoles, 7 de julio de 2010

Nunca es tarde...

http://imgpe.trivago.com/uploadimages/22/59/225926_l.jpegCarlos ha hecho una reservación del 20 al 30 de julio en el Hotel Grand Resort en Hugharda, Egipto. Él quiere que este viaje sea inolvidable para su esposa, Stella. Y motivos tiene... A Stella le gusta Egipto, porque guarda lindos recuerdos de un viaje hecho -hace mucho tiempo atrás-  junto con Carlos. Ellos realizaron no solamente un viaje inolvidable en barco sobre el río Nilo, sino que visitaron  distintas ciudades, museos, templos y también las famosas pirámides. 

Y como a Stella le gusta mucho este país, Carlos quiere que su esposa regrese de nuevo a éste, pero esta vez haciendo otro tipo de experiencia. Él quiere que ella no solamente   disfrute de las comodidades de este hermoso hotel, sino que también tome junto con él clases de buceo en el Mar Rojo ya que los dos son amantes del mar. ¡Qué mejor oportunidad de sumergirse en esas aguas para admirar su vida marina y corales!

Ahora bien... Carlos es español (de Barcelona) y Stella es italiana (de Sicilia) pero ambos viven en  Berna, Suiza. Allí tienen su propio restaurante desde hace más de veinte años. Hijos no tienen, porque ella nunca pudo quedar embarazada. Si bien Carlos Y Stella ya no son jóvenes de cuerpo, si lo son de espíritu.  Y por este motivo nunca es tarde para aprender a bucear.
http://www.egyptonlinetours.com/photo/big_3_diving_city_1.jpg

Si bien nunca es tarde para aprender algo nuevo, Carlos sabe que el reloj de Stella como va más adelantado que el de él, las clases de buceo tienen que ser tomadas lo más pronto posible porque este viaje será, seguramente, el último que hagan juntos antes que Stella tenga que hacer otro viaje por fuerza mayor. 

Hace pocos días me enteré que a Stella los médicos le  han detectado la enfermedad de Hodgkin. Y en lugar ella de sumergirse en una profunda depresión, prefiere sumergirse en las profundidades del Mar Rojo.

Marisol 



Fotos sacadas del internet

5 comentarios:

Joan Josep dijo...

Lo siento por Stella. Le esperan días duros. La esperanza es que el Hodkins, un tipo de cáncer linfático, es de los más controlables. Eso sí, con duras sesiones de quimio.
Es justo, cuando la vida se nos escapa, intentar hacer aquello que siempre soñamos hacer y no hemos podido realizar. Un abrazo: Joan Josep

David dijo...

Me has dejado sin palabras. Tanto Stella como Carlos deberán ser fuertes en estos momentos. Es difícil una situación como esta, pero ellos podrán hacer que sea más fácil si se tienen el uno al otro.
Un fuerte abrazo!

Neogeminis dijo...

Muy conveniente la elección que ha hecho la pobre Stella...la depresión no ayuda...las ilusiones sí.

filo dijo...

una historia dura, real pero a la vez tierna y esperanzadora;
me gusta tu blog y tus pequeñas historias,
desde ahora seré una ferviente seguidora...

un abrazo, Pilar

Magamerlin dijo...

El saber que se te va la vida te da mas fuerza para vivirla, son personas dignas de admirar. Hacer unos días he recibido un regalo un familiar mío que sale de un problema parecido, es una persona maravillosa y luchadora, me faltan palabras para describirla.
Solo puedo decir que para luchar solo hay que estar vivo.
Beso muy fuerte.

Publicar un comentario