miércoles, 10 de noviembre de 2010

Energía de amor

 
 http://public.blu.livefilestore.com/y1pLVLNK5KLx_NQoVeJs8amTZIhvTmnoEVJbOPUWUylGYNdjuoqr5MEzROlerAc24Rg7BQRlIuyiYs_5xxgKgcOAQ/CIMG3545.JPG?psid=1
 
¿Por qué será que en el mundo terrenal hay que poseer bienes materiales para ser feliz? ¿Y todo para qué? Si cuando morimos no nos queda nada. Lo único que nos podemos llevar son nuestros pensamientos y sentimientos. Más bien, somos nosotros los que le regalamos nuestra semilla al mundo ya sea dejándole nuestros hijos y/o nuestras obras realizadas. Quizás lo que realmente cuenta no es nuestro cuerpo que nos sirve de vehículo para desplazarnos de un lugar a otro, sino nuestro espíritu, porque  él está conectado a través de una energía de amor con los demás espíritus pasados, presentes y futuros. ¿No será que esa energía de amor es eterna e inmortal? ¿Y nosotros no deberíamos sentir miedo ante la muerte porque nuestro espíritu es parte de esa energía y seguiremos viviendo otras vidas hasta alcanzar un estado de conciencia más alto?

Nelly se hace estas preguntas mientras sigue leyendo un artículo sobre el tema de la reencarnación. Es cierto que la reencarnación existe en la mayoría de religiones orientales, como hinduismo, budismo y taoísmo, y también en las religiones no "adulteradas" africanas y tribales de América y Oceanía, pero la simple idea que una persona fallecida vuelva vivir con otro cuerpo y con una personalidad más evolucionada gracias a las lecciones aprendidas o experiencias hechas en la Tierra, le parece fascinante.

Pero, ¡quién sabe qué estará Nelly pensando realmente cuando  se encuentre viviendo su último día de vida!

Marisol

La foto es mía




8 comentarios:

Loli Martinez dijo...

Hola Marisol ,son muchas las preguntas y aún más el misterio que encierra el camino de la vida a la muerte ,lo que si siento es que el amor lo puede todo .Ha sido un placer visitarte.
Un besazo .

"ACAPU" dijo...

Cuantas menos alforjas llevemos en esto del caminar por la vida, más ligeros iremos. No sé qué habrá después de la muerte, pero creo que es mejor llegar a ese final con el corazón y la conciencia lo más limpios posible, es decir, lo más alegres posible.
Marisol, acabo de descubrir tu blog mientras leía los poemas de Lidia. Te sigo. Un abrazo.

Lola (pecado,docape) dijo...

La foto es bella parece una pintura, tus palabras también son bellas...
la vida es una gran oportunidad aprovechesmola viviendo el presente.
Beso Marisol,

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues la foto (el texto también) es realmente bella...

Saludos y un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Hola, Marisol, tu texto está lleno de preguntas que siempre me han carcomido el cerebro. Muy bueno.
Un beso desde Buenos Aires.
Humberto.

lidia dijo...

texto mágico...fotos ese especial mirar, del que capta con la cámara ...ese momento eterno
te agradezco la visita y el comentario...
un abrazo,amiga
lidia-la escriba

SAL dijo...

Soy feliz con tan poco, que pierdo casi todo..
y cuanto más pierdo , más libre y feliz me siento..lem

Muchos bsos, quería decirte que no es Susan, era alguién alemana o de otro país..que bailaba era muy simpática, recuerdo tu comentario sobre que hacia bandera de sus kilos de más..y también recuerdo sus ropas alegres, pero el nombre..eso si era muy guapa..Bueno si la tienes bien que no de todos modos gracias, por este ratito en tu casita..muakssssssss grandote

Manel Aljama dijo...

Tu texto me hace pensar una vez más lo miserable de la sociedad actual: producir y producir, rentabilizar y rentabilizar. Como en el cuento fábula del Pescador que tengo en otro blog. El auge de los libros de auto ayuda y espirtualidad no es más que la respuesta humana al eterno porqué. Eso es nuestra consciencia que nos diferencia de los animales salvajes. Y es que la riqueza no es lo que tienes sino lo que eres pero muchos se comportan como si al más allá se fuesen a llevar todo lo que tienen acá...
Besos

Publicar un comentario