viernes, 8 de abril de 2011

Mi voz interior

http://bh5zeg.blu.livefilestore.com/y1poMkPR4gNbf20IW8aLkwiWkkVds6Sl5X6yAbadwvpCowHm_7yN80d2Mw0R8LN1_igT8VQ9VQd1jPMimYTKR29RrVAYSEARHD1/flores16.jpg?psid=1Aunque la esperanza y el miedo sean inseparables porque nacen juntos y mueren juntos, no debe ser ningún impedimento para arriesgarnos ahora y siempre a ser felices.

No sé por qué, pero a la esperanza la veo como a un cuerda tirante que nos sostiene, y al miedo como a un soplo de aire frío que lo único que desea es que perdamos, en cualquier momento, el equilibrio.

Es así como mientras la esperanza hace todo lo indecible para proteger de todo mal a nuestras ilusiones y más preciados sueños, el miedo se empeña obstinado en vernos caer a un vacío lleno de penas y preocupaciones.

Una voz interior me dice que siga caminando sobre esta cuerda tirante aunque el miedo me pise los talones y sienta frío. Canto una linda canción para calentar mi corazón y para no perder el equilibrio por ningún motivo.

Marisol



Color esperanza
Diego Torres (1971)
Compositor y cantante argentino

Sé que hay en tus ojos con solo mirar
que estas cansado de andar y de andar
y caminar girando siempre en un lugar
Sé que las ventanas se pueden abrir
cambiar el aire depende de ti
te ayudará vale la pena una vez más
Saber que se puede querer que se pueda
quitarse los miedos sacarlos afuera
pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón
Es mejor perderse que nunca embarcar
mejor tentarse a dejar de intentar
aunque ya ves que no es tan fácil empezar
Sé que lo imposible se puede lograr
que la tristeza algún día se irá
y así será la vida cambia y cambiará
Sentirás que el alma vuela
por cantar una vez más
Vale más poder brillar
Que sólo buscar ver el sol


6 comentarios:

Neogeminis dijo...

Jamás se me había ocurrido esa paridad de nacimiento entre la esperanza y el miedo.
Muy interesante reflexión!
Un abrazo.

Gloria dijo...

nacen y mueren con nosotros pero, fijate con cuidado, hay muchas personas que consiguen mantener, a una de ellas, anestesiada o en coma. Se puede hacer. Los pesimistas adormencen a la esperanza, los optimstas, encierran al miedo en una caja que olvidan; se les llama osados. Los adoro. De ellos se aprenden cosas nuevas y la vida, ya sea vestida de ciencia, leyes, amor... evoluciona.
Sea como sea, me apunto al mundillo de los locos sin miedo.
Un beso, valiente

joão l.henrique dijo...

A esperança e o medo vivem em nós, como pratos da mesma balança, num desequilibrio permanente das dificuldades da vida.

Um bom fim-de-semana.

Cassiopeia dijo...

Hay miedo bueno -el que te protege de situaciones peligrosas-; y miedo malo, o el que te paraliza y no te permite continuar.

Creo que lo mas importante es no tenerle miedo al miedo.

Besos, querida mía!

Flor dijo...

Gracias Marisol por tu corrección. Te lo agradezco de corazón.

Mucha preocupación en este momento, pero también alguna esperanza que la crisis no afecte mucho a los portugueses más necesitados.
Me gustó mucho la canción.

Besos y feliz fin de semana.
Flor

Manel Aljama dijo...

Es un place volver a visitar tus textos. Lo echaba de menos. Por fortuna ya se disipan los problemas y nubarrones. He aprendido algo y es que no debía de haber dejado de visitar a todos los que sigo pues siempre hay algo que aprender. En tus escritos muchos, empezando por éste, la esperanza dicen es lo último que se pierde y siguiendo con los tópicos, que no son falsos, "mientras haya vida". Pues sí. Hasta la peor de las experiencias conlleva (como el yin/yang) algo que te permite iniciar un camino distinto. Eso también es esperanza.
Namasté, besos
Manel

Publicar un comentario