miércoles, 18 de enero de 2017

Mi lámpara maravillosa

Decorar foto con lampara de genio

En mi historia no trato de Aladino, un joven pobre de una ciudad del Medio Oriente, que es reclutado por un brujo malvado, quien se hace pasar por hermano de su fallecido padre para que le ayude a recuperar una lámpara (no sólo de aceite, sino maravillosa) de una cueva mágica que apresa a quien entra en ella. Ni tampoco quiero contarte que después de que el brujo intentara traicionarle, Aladino se quedó con la lámpara y descubrió que podía invocar a un genio que estaba obligado a servir toda persona que poseyera esta lámpara maravillosa ni tampoco me interesa en contarte que con su ayuda, Aladino se hizo rico y poderoso y se casó con la princesa  Badrulbudur. Tampoco te quiero contar que este brujo regresó para recuperar la lámpara maravillosa y, de paso, engañó a la esposa de Aladino, quien, en verdad, ignoraba la importancia de esta lámpara. Y menos me importa en hacerte saber que Aladino no sólo descubriría que existía un genio menor que lo ayudaría a invocar con un anillo, que le había prestado el brujo. Demás está decir que, al final, este anillo ayudó a Aladino a recuperar no sólo a su esposa, sino también a la lámpara, porque engañó al brujo malvado.

Mi historia es distinta ... trata de un hombre cualquiera (no importa de qué país sea) que invoca a una lámpara maravillosa, que un amigo se la regaló, para que no se le aparezca nunca y por ningún motivo la mujer de sus sueños no sólo porque ella lo quiere desde hace muchos años, sino porque él no es el hombre que ella cree que era. Este hombre no es ningún príncipe azul ... sólo es un hombre que le gusta vivir en soledad cuando deja de trabajar.

Bien, este hombre me ha dicho que él dejó de ser romántico porque no tiene más tiempo para el amor. Sólo trabaja. Me pregunto: Pero, ¿todo para qué? ¡Vaya! Yo que soy su genio, de esta otra lámpara maravillosa, podría hacerle cumplir más de un deseo en el campo del amor. Pero si él no quiere, ni modo. Lo único que él quiere es que yo le ayude en sus negocios, que se concreten para seguir amasando dinero. Su única satisfacción.

La lámpara maravillosa, un tanto tristona, me dijo:
- Lo que pasa que los pensamientos, sueños y palabras de este hombre tiene un poder magnético bastante negativo en el campo del amor. Como ha sufrido más de una decepción, por tal motivo, no desea a ninguna mujer a su lado de manera permanente, sólo esporádica. Él prefiere vivir así ya que en su trabajo es todo lo contrario. Casi siempre tiene éxito.

Yo, quedándome pensativa y sin poder contener mi descontento le digo a mi lámpara maravillosa (en la que vivo), que es una lástima que este hombre haya perdido todo tipo de esperanza en el amor. Pienso que este hombre tiene miedo que yo, como buena genio, le haga aparecer a la mujer de sus sueños porque él no sabría qué hacer con ella. En el fondo, él prefiere recordarla y seguir viviendo como siempre en soledad porque la soledad, como tal, le dá la fuerza para alejarlo de los peligros porque sabe que la mujer de sus sueños es mitad bruja y mitad ángel. Es curioso, porque este hombre en los negocios no le teme a nada y a nadie.

Bien, querido lector, si yo fuera tu genio, ¿qué deseos quisieras que yo te hiciera realidad? 


MARiSOL










Imagen sacada de Google

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada