jueves, 18 de febrero de 2010

Otra opinión

http://farm3.static.flickr.com/2364/2042597264_2dfd134a22_m.jpg

 
La octogenaria de Olga Ottenberg  viuda de Opperman observa las olas del océano con sus ojerosos ojos.  Es obvio que a sus ochenta y ocho años Olga no pueda obstar que el ocaso llegue a la orilla de su vida otoñal.

Olga antes tiene que resolver algo de manera objetiva.... y aunque su nieto Oscar se oponga a su decisión y se obstine obsecadamente en ofrecerle ocasionalmente obsequios ostentosos, no obtendrá lo que quiere: la herencia total de su "Oma" (de origen alemán,  oriunda como el "Opa" de Osnabrück). La octava parte de los ocho millones de euros será repartida entre sus nietos: Octavio, Ofelia, Olga, Olimpia, Olivia, Olaf, Osvaldo y Oscar y sus hijos: Ornellia y Otto. Y el resto será donado a ONG's. Cumplirá el deseo de su esposo Ottfried (fallecido hace ocho años).

Olga no quiere ser más obediente ante Oscar. No lo odia, pero su amor se oxidó por el ocioso, omiso, oneroso, oportunista, opresor y orgulloso oligarca de su nieto. No le prestará más oídos a sus opiniones ominosas, a sus obsesivas objeciones y osadas órdenes, pues, la ofuscan, oprimen y ofenden. Obviamente Olga es todo lo opuesto a Oscar. ¡Ojo! Ella ocupa su tiempo en ofrecer ayuda  económica en diversos orfanatos y orienta sus obligaciones en organizar obras de caridad. 

Después de orar ante el océano y oxigenar su mente, un optimismo se apodera de Olga y le pide a su chofer Omar que primero la lleve al oculista, el Dr. Orellana, y después a la oficina de Orlando Orejuela, su notario, antes de que oscurezca. 

Olga sabe que Ottfried la está ovacionando desde la otra orilla... ¡Oh!

Marisol


He tratado de jugar con la letra "O"



VOCABULARIO
obstar: impedir
Großmutter: abuela (en alemán). Trato más familiar: Oma
Großvater: abuelo (en alemán). Trato más familiar: Opa
ominoso: abominable
omiso: negligente y descuidado 
oneroso: pesado 
opresor: que oprime a alguno
ovacionar: aplaudir



Imagen sacada de Bing

10 comentarios:

ElTiempoPerdido dijo...

bueno, para eso está el lenguaje, ¿no? para experimentar! Ante todo, un texto curioso!

Tienes un blog atractivo, me gusta la gente apasionada por la escritura.

Un fuerte abrazo,
Daniel.

Neogeminis dijo...

Excelente juego con el que sigues armando originales historias!
Me disculpo por demorarme en visitarte. Después de mi retorno no he dispuesto del tiempo que necesito para visitar a todos los amigos con la frecuencia que quisiera.
Cómo te fue en Chile? Espero que lo hayas disfrutado.

abrazos!!!

arena dijo...

Pués muy bien "jugado"si señora..
Un beso
isa

Mimí dijo...

He tenido la sensación de que buscabas un cuento con O, y eso en el primer golpe de vista.
Ahora al concluirlo me lo has confirmado.

Sobre los daiquiris, resulta que tuve un amigo de Martinica, y probar el ron de su tierra fue comprobar que lo que nosotros bebíamos era como tomar ketchup en vez de tomates extremeños en el gazpacho, ni siquiera sabes encontrar dónde se enlaza el ke... con el tomate, no tienen nada que ver.
No sé si me explico

Abrazo, Marisol

Adolfo Payés dijo...

Me quedo con ese lenguaje escrito en su todo.. Que gusto leerte..

tan bellas historias vale la pena tu blog siempre..

Un abrazo
Saludos fraternos..

ÁFRICA dijo...

Hola Marisol, siempre aprendo contigo, te deseo un feliz fin de semana.
Un beso

HUMO dijo...

Aplausos!!!!! amiga amorosa :)


=) HUMO

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Marisol:

Un relato muy original, siempre existirán las intrigas en cuestiones de herencias y no todo el mundo queda satisfecho.

Abrazos.

Edu dijo...

Muy sutil en la escritura. Muy valiente en el tema, muy directa en el porque.
Un Beso

Belkis dijo...

Ohhhhhh mundo de la creación. Hermoso juego de palabras con la letra O y mejor resultado el que nos has dejado. Sencillamente original y bueno.
Besitos Marisol

Publicar un comentario